Una revisión sistemática de diversas terapias alternativas, como homeopatía, terapia craneosacral, herbolaria, acupuntura, hipnosis, aromaterapia y osteopatía, entre otras, no encuentra evidencia que demuestre que son útiles en  el tratamiento de diversas enfermedades pediátricas.