Tras leer esta “Radiografia del Nesquik sabor chocolate” una madre me preguntaba mi opinión sobre este tipo de productos para añadir a la leche.
En primer lugar hay que decir que tanto éste  como otros productos similares del mercado ( Cola Cao, Cacao en polvo de marcas blancas, etc) están  compuestos mayoritariamente de azúcar: entre un 70-80%. 
Cuando ponemos una cucharadita de estos preparados en la leche es como si estuviéramos añadiendo una cucharadita de azúcar, aunque un  poco menos llena . 
Ya habíamos hablado en una entrada anterior sobre el azúcar. Las recomendaciones actuales de la OMS  limitan el aporte máximo de azúcar a 50 gr al día, y recomiendan que no se exceda de los 25 gr al día para un adulto.
Las cantidades varían en niños, pero a modo de regla fácil, la cantidad máxima sería


Pero como la cantidad recomendable es la mitad, los cálculos son aún mas fáciles: como una cucharadita de las de café tiene 5 gr de azúcar

  • 3 años 3 cucharaditas
  • 4 años 4 cucharaditas
  • 5 años 5 cucharaditas
  • adolescentes 7 cucharaditas 
Si un niño de 3 años se toma 2 tazones de leche al día con una cucharadita de cacao ya está tomando 2 de las 3 cucharaditas  que es recomendable darle al día. Nos queda una cucharadita para contar en otro alimento, como un yogur de sabores (que puede tener 2 o 3 cucharaditas), un petit suis (1 o 2 cucharaditas)  o un par de galletas (1 cucharadita). Podéis encontrar un listado interesante de productos “infantiles” y su contenido en azúcar en este enlace  
Y mejor no pensemos si esa leche lleva cereales: Ya lo contaba en esta entrada: ¿Te tomarías 4 cucharadas de azúcar para desayunar?
CONCLUSION
Si queremos fomentar una dieta sana en nuestros niños lo mejor es evitar estos productos.
Limitarlo a una vez a la semana, para el desayuno del domingo, por ejemplo, podría ser una manera de no erradicarlo por completo de la dieta, pero para desayunar y merendar cada día es sin lugar a dudas excesivo.
Si es muy difícil conseguir que se tomen la leche sola, prueba a aromatizarla con canela y limón o añadirle algo de fruta (plátano, fresas, melocotón) para hacer un delicioso batido (el azúcar natural de la fruta no cuenta) aunque lo mejor sería, sin dudas, que aprendieran a apreciar el sabor natural de la leche.