Close

Categoría:

Uncategorized

  • Feliz día del padre, a ti, futuro papá.

    Pronto vas a ser papá.
    La mamá ha decidido que la acompañarás en el parto. Ni siquiera te lo ha preguntado, pero ya te ha apuntado a las clases de educación maternal, así que no tienes escapatoria. Pero te preguntas: ¿Sabré hacerlo? ¿Sabré estar? ¿Y si me desmayo?

    (más…)

  • Entrevista en Televisión Estepona: La vuelta al cole.

    La primera entrevista del año para el programa de Maria José Sáez, Café y Té de Televisión Estepona, dedicada a la vuelta al cole.
    Las infecciones de repetición en los mas pequeños que empiezan la guardería y el problema del peso de las mochilas en los mas mayorcitos fueron los dos grandes temas. (más…)

  • Homeopatía para la dentición: no tan inofensiva.

    Entrada actualizada a 12/10/16, en que la FDA acaba de aclarar que investiga la asociación entre estos productos y 400 casos de convulsiones y 10 muertes. A la espera que concluyan las investigaciones el laboratorio ha suspendido la comercialización del producto.

    Me está entrando complejo de pediatra-aguafiestas.
    Últimamente no hago mas que decir que NO a todo.
    No le des tanta azúcar.
    No le des tantas galletas.
    ¿Algo para las defensas? No las necesitan.
    Así que cuando leí que la FDA (la americana Food and Drug Administration, que controla la comercialización de los medicamentos) recomienda no utilizar productos homeopáticos para la dentición pensé en dejar pasar la noticia por no tener que volver a decir NO.

    Pero es que es importante.
    Ya conté en otras ocasiones que la homeopatía no ha demostrado nunca que funcione (mas allá del efecto placebo). La causa principal es que no contiene (en teoría) ningún principio activo. La tintura madre que puede aparecer en el prospecto está tan diluida que es absolutamente indetectable en el producto final. Pero igual que no hay estudios que avalen su eficacia, sí hay comunicaciones de efectos secundarios.

    ¿Pero si no hay sustancia activa que produzca un efecto terapéutico, cómo puede producir un efecto adverso?

    En teoría no contienen sustancia activa. Pero evidentemente algo hay. A veces se encuentran sustancias no declaradas o contienen cantidades superiores a las esperables, por ejemplo de belladona. La intoxicación por belladona puede ser especialmente grave: convulsiones, dificultad para respirar, letargia, somnolencia, debilidad muscular, enrojecimiento de la piel, estreñimiento, agitación. (Hablé de ello en Cólico y desesperación: mala combinación )

    Como estos productos no pasan los controles de eficacia y seguridad que son obligatorios para cualquier medicamento, cualquier declaración de efectos adversos debe ser tenida en cuenta para advertir a los usuarios. (Actualmente en España, un grupo de farmacéuticos está llevando a cabo una campaña para retirar la homeopatía de las farmacias, porque no cumplen con la normativa que regula estrictamente a los medicamentos)

    Las molestias de la dentición (si es que existen) no precisan tratamiento.
    Un suave masaje (con nuestro dedo limpio) puede ser suficiente.
    Ningún producto homeopático, crema o collar ha demostrado que sea efectivo.
    Las cremas con anestésico local que sí podrían ser eficaces, tienen muchos riesgos y no deben usarse.

  • El Dalsy y su colorante.

    Salta a la prensa la noticia de que una asociación de consumidores reclama que el prospecto del Dalsy no advierten que el colorante naranja que contiene puede afectar la atención de los niños y cunde la alarma en redes sociales.
    El conocido jarabe de ibuprofeno, en su versión de 20 mg/ml, es de color naranja gracias al colorante E110, que también se usa en alimentación para dar color amarillo a muchos alimentos (galletas, sopas, productos de pastelería y los conocidos Doritos Tex Mex)

    La EFSA (European Food Safety Authority) es la agencia que regula la seguridad de los aditivos alimentarios, entre ellos los colorantes.
    El nivel de control que tienen estos aditivos es enorme actualmente. No es necesario que se demuestre que un producto es la causa de un efecto indeseable para la salud para que se genere una alarma. La mas mínima sospecha basta. Puede ser incluso un efecto observado solo en laboratorio o en animales. Y una alarma de la EFSA implica casi siempre la supresión de la autorización de ese producto.
    De todas formas, como los riesgos nunca son cero, lo que hace esta agencia es determinar cual es la dosis NOAEL (No Observed Adverse Effect Level). Esto es la dosis máxima que se ha utilizado (generalmente de forma experimental o accidental) y que no ha producido ningún efecto adverso. De ese número se deduce la dosis máxima “aceptable” ADI (acceptable daily intake) que se obtiene dividiendo la anterior unas 100 veces. Es decir que si un aditivo nunca ha dado problemas a una dosis de 100 unidades, el límite para su consumo diario se establece, por seguridad, en 1.
    Aclarado ésto, el E110 tiene una dosis diaria aceptable de 4 mg por kilo y día.  (Hasta 2014 el límite estaba en 1 mg por kilo de peso y día. El límite se subió gracias a estudios de seguridad que demostraron que no daba problemas)

    El Dalsy, según informa su prospecto, contiene 0,1 mg por ml.
    La dosis habitual del Dalsy es 40 mg por kilo de peso y día, lo que equivale a 2 ml por kilo y día del jarabe, que contiene 0,2 mg de E110.


    A la dosis habitual del Dalsy le estamos dando una dosis de colorante 
    unas 20 veces menor que la dosis diaria aceptable. 

    Haciendo mas cálculos, si por su peso le corresponde una dosis de 5 ml, dándole 100 ml 4 veces al día solo estaríamos dándole 100 veces menos de la dosis que en alguna ocasión dio algún problema.
    Está claro que a estos niveles antes se ha intoxicado por el propio ibuprofeno que por el E110-

    ¿Cuáles son los riesgos del E110?

    Los más conocidos son los relacionados con la alergia y éstos sí están reconocidos en el prospecto.

    ¿Entonces cuál es la relación con la atención y la conducta?

    Hay algunos estudios que relacionan los colorantes alimentarios en general (no específicamente el E110) con alteraciones de la conducta en los niños, pero son estudios muy diferentes unos de otros, por lo que no se pueden sacar conclusiones en conjunto. Los expertos opinan que, hasta que se tengan más datos, se debería reducir al máximo la exposición de los niños a los colorantes alimentarios. 
    Por ello, las autoridades obligan a los fabricantes de productos que contengan estos colorantes a informar de que pueden afectar a la atención de los niños. 

    ¿Nos debe preocupar el aporte de colorantes que toma un niño a través del Dalsy?

    No. Porque sabemos exactamente la cantidad de colorante que le estamos dando cada vez que le damos Dalsy, y sabemos, como calculamos antes, que son cantidades muy por debajo de las que podrían causar problemas.

    Si nos preocupa la cantidad de colorantes que toman nuestros niños es mucho mas sencillo limitar el consumo de alimentos procesados, susceptibles de contener colorantes en cantidades desconocidas, y de los cuales tomamos “dosis” también desconocidas. 


    PD: Quiero agradecer la inestimable colaboración de @luciapediatra  @angel_h_merino  @gominolasdpetro @farmatornero @jramonfermandez @farmalasantenas en  la redacción de esta entrada, gracias a la enriquecedora charla que entablamos en Twitter. 
  • Espaldas sin mochilas, niños felices.

    En el primer día de clase toca cargar la mochila y llega el momento de reivindicar que queremos niños sin cargas, con espaldas sanas, que no tengan que acarrear todos sus libros cada día para ir al colegio.

    Imagen cedida por Monica Lalanda.
    Autora del cómic Con-ciencia Médica

    Desde hace años los expertos nos aconsejan que limitemos el peso de las mochilas que cargan los escolares y nos advierten que tanto peso produce dolor de espalda.

    Aunque no hay consenso respecto al peso máximo que deben transportar los escolares a sus espaldas, la tendencia es a acercarnos a un máximo de un 10-15% del peso del niño.

    Tampoco parece que arrastrar la mochila con un carrito sea mucho mejor (no sobrecarga la espalda pero tirando con la mano se fuerza la muñeca, además habrá que cargarla para subir escalones)

    En una rápida encuesta entre mis pacientes estos días, solo mochila con desayuno, agua, agenda y estuche pesa mas de 3 kg. Eso ya supone el 10 % del peso de un niño de 7-8 años. Sin contar las libretas y los libros que pueden suponer 2 o 3 kilos más. (Todos los libros de un curso pesan mas de 10 kg. Haz la prueba)

    Porque tendrán que llevar los libros y las libretas ¿no? Sino ¿cómo van a hacer los deberes?

    Podemos regular por ley el peso de la mochila, como ya lo hacen en  Italia , Francia o Alemania pero eso solo no soluciona el problema.

    ¿Que pasa si un día tiene que llevar todos los libros porque toca repaso, la flauta para música y el diccionario de inglés y entre todos sobrepasan el peso permitido? ¿Que nos dejamos en casa?

    Algunas guías oficiales como la de Hong Kongpropone organizar los horarios de modo que no coincidan muchas clases que precisen libros y recomiendan a los profesores no castigar a los niños por no llevar el material.
    La guía Irlandesa, por ejemplo, implica también a los editores, para que tengan en cuenta el peso de los libros y propone medidas de educación sanitaria para el cuidado de la espalda.
    En algunas comunidades, como Andalucía  se han dividido los libros en fascículos, uno por trimestre, para disminuir el peso de los libros de texto.

    Pero ¿es realmente necesario que los niños lleven y traigan cada día la libreta y los libros?
    Si los llevan y los traen es porque tiene que trabajar en casa. Porque tienen deberes.
    ¿Es realmente necesario que hagan deberes?

    Las encuestas nos demuestran que nuestros niños están bastante agobiados por los deberes. Otra vez la OMS ha levantado la voz de alarma de que un elevado porcentaje de niños se siente sobrepasado por la presión de las tareas escolares (un 34% de niños y 25% de niñas a los 11 años, pasando a un 53% de chicos y 55% de chicas a los 13 años, muy por encima de la media de otros países).

    Entonces surgen voces entre los padres que piden moderación con las tareas escolares, como esta petición en change.org que tuvo gran acogida. Porque es verdad que los niños pasan demasiadas horas trabajando en casa después de clase.

     Además también les pedimos que hagan ejercicio. Una hora al día, nada menos. Y que estudien Inglés, y baile, y pintura…..¿Y cuando les dejamos tiempo para jugar? Los niños necesitan jugar para su desarrollo, pero también para ser felices. 

    Todos queremos que los niños sean felices. Incluso Unicef ha publicado un informe al respecto titulado “Ayudemos al niño a crecer feliz”. Contrariamente a lo que se podría pensar, se posiciona a favor de los deberes, alabando sus ventajas, sin mencionar ningún inconveniente, cuando lo cierto es que alguno tiene. De momento los obliga a cargar demasiado la mochila, comprometiendo la salud de su espalda, y a un gran número de niños tantos deberes les supone una causa de ansiedad y conflictos familiares.

    Pero el informe de Unicef  también insiste en la necesidad de que los niños jueguen, practiquen deportes o tengan tiempo para leer por puro placer para ser felices.
    Nuestro papel como padres es ayudarlos a que puedan cumplir estos objetivos. Ahora nos toca actuar, y hay muchas cosas que podemos hacer, por ejemplo:

    • Pedir a las autoridades que regulen el tema de los deberes escolares y el peso de las mochilas.
    • Hablar con los maestros para establecer el mejor modo de trabajar en casa los contenidos que haya que trabajar, sin agobiar a los niños ni sobrecargarlos de trabajo. 
    • Proponer que el trabajo en casa se haga por internet o en hoja sueltas. 
    • Dejar los libros en el cole y cargar la mochila con lo imprescindible.

    El papel de la mochila es más que simbólico en este caso. Por la influencia directa de su peso en la salud de la espalda de los niños y  por el exceso de deberes que ello implica.
    Cuando consigamos  espaldas sin mochilas, tendremos niños mas felices y sanos. Estoy convencida.

    Otros Blogs que participan en la iniciativa #sinmochilas promovida en Twitter por la Dra Blanca Usoz

    Mochilas y dolor

    El peso de la ciencia 

    Tic,tac,tic,tac..hasta cuándo? 
    Las mochilas escolares y la espalda de los niños 

    El peso del desayuno #sinmochilas

    Niños sin mochilas ergo sin deberes

  • Vacuna contra el meningococo B. Los resultados británicos.

    Ahora que parece que el suministro de la vacuna contra la meningitis B (Bexsero ®) se va normalizando, muchos padres que tenían pendiente vacunar a sus niños acuden a vacunarlos, pero otros muchos siguen teniendo dudas.
    Lo que mas preocupa es la efectividad ¿Cómo podemos saber que la vacuna es efectiva?
    Los ensayos clínicos que se hacen  antes de la comercialización de las vacuna se enfocan en asegurarse en primer lugar que la vacuna es segura y luego que es también efectiva.
    Para ello se observa si en los vacunados se desarrollan anticuerpos protectores. Esos anticuerpos son los que neutralizarían a la bacteria en caso de que se pusieran en contacto.
    Para ver si la vacuna produce una disminución de los casos en la población  hay que esperar a ver como funcionan las campañas de vacunación. Tiene que pasa un tiempo para que veamos como, efectivamente, el número de casos de esa enfermedad va disminuyendo.
    La vacuna contra la meningitis B se incorporó al calendario vacunal del Reino Unido hace un año y recientemente se han publicado los resultados.
    En solo un año el número de casos ha disminuido a la mitad respecto a períodos iguales de años anteriores. En éste año se han registrado 37 casos, mientras que en los años anteriores la media era de 74 casos.
    Esta importante disminución es solo el comienzo, como indican los responsables del programa pionero en el mundo de vacunación contra esta cepa de meningococo, porque es probable que las cifras sigan disminuyendo al disminuir también el número de portadores sanos.

    Hay que recordar que el serotipo B del meningococo es el mas frecuente en España. Desde el año 2000 que se vacuna contra el meningococo C, la gran mayoría de los casos de meningitis meningocócica en España son por el serotipo B. Un gérmen que produce una enfermedad muy grave, con una mortalidad de un 10% y una alta tasa de secuelas en los supervivientes.

  • Protección solar siempre, aunque estén de campamento.

    En verano, un buen recurso para que los niños disfruten de sus vacaciones aunque nosotros sigamos trabajando, es mandarlos a un campamento de verano.
    Muchos especialistas coinciden en que pueden resultar beneficiosos en muchos aspectos para los niños:
    Pero también para los padres. A muchos les cuesta “soltar”. Darles un poco de espacio y que nos puedan demostrar lo autónomos que pueden ser.
    Este año me ha tocado ver el tema desde otro punto de vista.
    Mi hijo, que ya está mayor, se iba el otro día a uno de estos campamentos pero como monitor. Cargaba su mochila con la camiseta con el “monitor” estampado en la espalda, las chanclas, y el protector solar.
    –¿A qué hora tienen piscina? – pregunté, disimulando el orgullo de ver que al final, años de educación en fotoprotección daban sus frutos.
    –A las 12, después de las clases.
    –¿A las 12? ¿Porqué? ¡A la peor hora!
    –Sí. Se lo he dicho a la jefa, que a esa hora…el sol…, pero ese es el plan. Piscina hasta las 2, y después de comer, al patio a jugar hasta las 6.
    –Habrá sombra en el patio, al menos, y una fuente de agua ¿no? – , pregunté sin mucho convencimiento.
    –Hay algunos árboles, pero a esa hora casi no hay sombra. Agua no hay. La que se lleve cada uno.
    –No te olvides de ponerte el protector media hora antes –, no pude evitar recordárselo,aunque sabía que lo haría bien.
    –Ya lo sé, mamá –, me contestó besándome para irse.
    –Y recuérdaselo a los chicos –, le grité cuando estaba cerrando ya la puerta. 
    Me quedé pensando en los niños del campamento. ¿Llevarán su protector solar en la mochila? ¿Se lo pondrán media hora antes de salir al sol? ¿Alguien les recordará que se lo pongan otra vez cuando hayan pasado 2 horas? ¿Alguien los ayudará a aplicarlo en las zonas difíciles? 


    Si a ti también te preocupa, pregunta a los monitores qué planes tienen al respecto, pero, por si acaso, instruye a tu hijo para que se aplique el protector solar correctamente y que pida ayuda si lo necesita, incluso a algún amiguito. 


    Entradas relacionadas: 
  • Miel, botulismo y ¿cereales con miel?

    Hace unos días compartía en Facebook el artículo sobre miel y botulismo del pediatra José María Lloreda en su blog Mi reino por un caballo que en clave de humor, y haciendo, como siempre una magnífica reseña histórica, nos recuerda porqué no debemos darle miel a los bebés menores de un año.
    Básicamente porque su estómago no está lo suficientemente preparado para destruir las esporas de la bacteria que produce el botulismo, que es una enfermedad que puede ser mortal.

    Pero esta no es la cuestión de esta entrada. La pregunta que siempre surge cuando hablamos de bebés, miel y botulismo, es
    ¿Y los cereales con miel, que se anuncian para bebés desde los 6 meses?

    Gracias a una mamá que me mandó esta foto de la etiqueta, podemos ver que lo de menos es la miel y sus posibles bacterias. Estos cereales contienen un 7,9% de miel. Seguramente tratada con calor para inactivar las esporas (lo que no se puede hacer con la miel  natural para no estropearla).

    Lo realmente preocupante es el contenido de azúcares: 31%. Si le pones 3 cucharaditas de cereales al biberón, por ejemplo, es como si le estuvieras dando 2 cucharaditas de harinas refinadas (porque no contiene ningún cereal integral) y 1 cucharadita de azúcar.

    En teoría, un bebé menor de un año debe tomar unas 100 calorías por kilo de peso.Siguiendo las recomendaciones de la OMS sobre las cantidades máximas de azúcar al día. no deberían tomar mas de un 10 % (mejor un 5%) de esas calorías procedentes de los azúcares.

    Vamos a hacer una simulación: ¿Cuánto pesa tu bebé?

    Si pesa 8 kg, por ejemplo,  debería tomar unas 800 calorías al día.  Un máximo del 10 % de esas calorías procedentes de los azúcares serían 80 calorías.
    Cada gramo de azúcar aporta 4 calorías.
    Para obtener 80 calorías a partir del azúcar de los cereales necesitamos 20 gr de azúcar, unos 60 gr de cereales al día. Unas  4 cucharadas.

    ¿Te atreves a calcular cuántos cereales (y cuánta azúcar) le echas a una papilla espesita?

    ¿Que le damos entonces, en lugar de papillas de cereales?

    Los cereales son el componente mas importante del pan, el arroz o la pasta. ¿Que tal una tostada para desayunar, arroz para comer, una sopita de fideos para cenar?
    La tendencia actual es empezar la alimentación complementaria, siempre a partir de los 6 meses, con alimentos “normales”. Puedes leer las Recomendaciones de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria sobre BLW  y la magnífica guía de Recomendaciones para la alimentación en la primera infancia(de 0 a 3 años) de la Generalitat de Catalunya

    Si prefieres usar papillas de cereales, debes saber que aunque la publicidad  indique que no tiene azúcares añadidos, los fabricantes consiguen aumentar el contenido de azúcares  mediante el procesado de los cereales, como nos explica Julio Basulto en este artículo. ¡Hay que leer las etiquetas! No son fáciles de conseguir, pero hay cereales para papilla con mucho menos azúcar.

    Gracias Mónica por las fotos

    Entradas relacionadas:
    Azúcar poca ¿Pero cuanta, exactamente?
    ¿Te tomarías 4 cucharadas de azúcar para desayunar?

  • La hidratación en los niños.

    Cuando el calor aprieta no paran de llegarnos mensajes de que debemos cuidar la hidratación de los niños pero un niño sano no se deshidrata si dispone de agua suficiente para beber.

    Lo contaba hace poco en la web de mi hospital. Un bebé lactante toma suficiente agua con la leche. La lactancia materna a demanda le aporta todo el líquido que necesita. La leche materna va cambiando su composición durante la toma. La primera parte de la toma es mas rica en agua, por lo que, si el bebé tiene sed, mamará mas a menudo, obteniendo así mas agua. Estas tomas frecuentes a veces son interpretadas como que el bebé se queda con hambre, pero no es verdad. Solo tiene sed.

    Si el bebé toma leche artificial, tampoco necesita mas agua. Si el biberón está correctamente preparado, con la proporción adecuada de agua y polvo, no precisa mas agua.

    Un bebé mas grandecito que ya toma otros alimentos, en general precisará poca agua. Su dieta se basa sobre todo en leche (que es mayoritariamente agua), frutas y verduras (también muy ricas en agua) y no toman sal ni azúcar que les pueda dar sed. Pero a estas edades sí hay que ofrecer agua porque no pueden obtenerla por ellos mismos. Ni siquiera pueden pedirla. Pero cuidado: se trata de ofrecer. Si no la quiere es que no la necesita. No se debe sustituir el agua  por infusiones o zumos. Con estas bebidas no estamos hidratando. Estamos añadiendo azúcares innecesarios a la dieta.

    Los niños mayores, que ya saben pedir agua  o echársela en el vaso, tienen un magnífico mecanismo para regular la ingesta de líquidos: la sed. Cuando tenga sed beberá. Aunque todos los años, cuando llega el calor, las campañas de salud nos animan a beber aunque no tengamos sed, lo cierto es que esta recomendación no tiene mucho fundamento (si quieres saber mas, puedes consultar este enlace). Los niños sanos no precisan beber si no tienen sed.
    Lo que puede suceder es que estén tan entretenidos que prefieran seguir jugando a parar un momento para beber.  En estos casos bastará con acordarnos de llevar agua siempre, y animarlos a que la lleven ellos mismos en su mochila o bolsa de la playa.

    ianus via Compfight cc

    Si el niño está enfermo, la situación cambia.

    Sea cual sea la enfermedad, el bebé amamantado debe continuar con lactancia a demanda, pero no está de mas ofrecer el pecho o el biberón aún cuando no lo haya pedido. A veces la enfermedad puede producir cierta inapetencia y no viene mal insistir un poquito, sin forzar.

    Los mas mayorcitos que tengan fiebre, pueden tomar agua, recordándoles de vez en cuando que beban. Pero si están comiendo poco (o nada). se pueden ofrecer (ahora sí) otros líquidos que aporten algo de azúcar, como zumos, leche o batidos de fruta hechos en casa.

    En caso de riesgo de deshidratación por vómitos y diarrea el agua sola puede no ser suficiente si además está comiendo poco, o lo poco que come lo vomita. En estos casos se deben utilizar soluciones rehidratantes, especiales, de venta en farmacias.  

    Por gentileza de @farmatornero

    Estas soluciones, además de agua, contienen azúcar y sales, en las proporciones adecuadas para que se absorban en un estómago que está un poco “irritable”, con tendencia e expulsar cualquier cosa que le llegue. Se deben tomar en pequeñas cantidades para evitar los vómitos y se toleran mejor si están frías. Generalmente no son bien aceptadas porque están algo saladas, pero cuando tienen sed se las beben. Cuando empiezan a rechazarlas insistentemente es que probablemente ya no las necesitan.

    No son útiles las soluciones caseras porque es muy difícil alcanzar las concentraciones adecuadas de cada uno de los componentes y podrían empeorar los vómitos o la diarrea.

    Tampoco son útiles las bebidas para deportistas. Aunque tienen sales y azúcares, las proporciones son totalmente diferentes. No contienen suficientes sales minerales, que se pierden en mayor cantidad cuando hay diarrea y tienen mucho azúcar (necesario para compensar el gasto durante el esfuerzo deportivo) pero que es excesivo en casos de diarrea: si llega demasiada azúcar al intestino, que no está en condiciones  de absorberlo, actuará atrayendo mas agua y favoreciendo la deshidratación.

    Si quieres saber más, podéis consultar, en la web de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria.

    Decálogo de la diarrea aguda 
    Soluciones de rehidratación oral. 

  • Supositorios en los niños

    Los supositorios no dejan indiferente a nadie. 

    No conozco ningún adulto que prefiera un supositorio si hay cualquier otra presentación como alternativa. Pero alguno debe haber. De hecho hay un estudio que pregunta a 610 personas sobre sus preferencias y un 4% dice preferir el supositorio antes que otra vía de administración del medicamento. 
    Los médicos, conscientes de que no son muy populares, tampoco los prescriben mucho. 
    ¿Pero que pasa con los niños? Nadie le ha preguntado a los niños  qué opinan de los supositorios. Y los que no pueden contestar tampoco pueden decidir. Dependerán de lo que los padres elijan. 
    ¿Y qué prefieren los padres?
    No he encontrado estudios al respecto, así que os daré mi versión particular. 
    Ningún padre rechaza un supositorio si el pediatra se lo receta. Supongo que será porque no los recetamos mucho, intuyendo que no deben ser muy agradables.
    Hay también padres que “adoran los supositorios”. Los piden siempre y para cualquier problema. Supositorios para la fiebre, para la tos, para los vómitos. Tiene la impresión de que funcionan mejor y mas rápido, y lo pueden administrar mas fácilmente. Por eso lo piden incluso para medicamentos que no existen en forma de supositorios, como los antibióticos. 
    Pero ¿Son realmente mas eficaces, más rápidos o más fáciles de administrar?
    No siempre más eficaces.
    Por vía rectal, el medicamento se absorbe de forma muy irregular, dependiendo del propio medicamento, del excipiente, es decir, de la sustancia que se usa para disolver el fármaco y darle forma al supositorio, etc. 
    Son muy efectivos cuando buscamos un efecto local, por ejemplo  los supositorios de glicerina que se usan para ablandar las heces en casos de estreñimiento.

    En el resto de los casos los medicamentos en forma de supositorios no son mas eficaces que por otras vías, sobre todo la vía oral. 
    No siempre más rápidos. 
    Son muy rápidos cuando el fármaco esta disuelto en agua o alcohol, por ejemplo el diacepan, un relajante que se usa para las convulsiones febriles. 
    Otros tipos de supositorios no han demostrado que hagan efecto más rápidamente que por vía oral. 
    No siempre más fáciles de administrar.
    Todos los sanitarios hemos vivido como una revelación cuando alguien mas experto que nosotros nos ha explicado, durante nuestra formación, que los supositorios se insertan por el extremo romo, y no por la punta, como sería lógico pensar. 

    Asi NO
    Así SI

    Y después nos encanta ver la cara de sorpresa que se les queda a los pacientes o a sus padres cuando les explicas que se ponen así para que, al cerrarse el esfínter, el recto retenga el supositorio dentro en lugar de expulsarlo. 

    Lo que nadie nos cuenta es que estas recomendaciones se basan en un antiguo estudio publicado en la prestigiosa revista Lancet en 1991 realizado en solo 100 personas, pero que luego ¡no se ha vuelto a estudiar nunca mas! según nos cuentan un equipo de enfermeras que, no contentas con la idea de que las cosas “se hacen así porque siempre se han hecho así” se decidieron a investigar el tema y no encontraron ningún otro estudio que validara el anterior. De hecho la mayoría de los prospectos recomiendan todo lo contrario, es decir insertarlo por el extremo afilado. 
    En resumen
    • No todos los medicamentos se pueden administrar en forma de supositorios (Lo siento. Si tu hijo es muy malo para tomarse los jarabes y hay que darle un antibiótico, habrá que armarse de paciencia porque no hay otra opción. Casi  nunca le vamos a recetar un inyectable a un niño SOLO porque no se toma los jarabes)
    • Los supositorios NO son mas eficaces. 
    • Los supositorios NO son más rápidos. 
    • Solo están justificados si en ese momento no tolera la vía oral porque tiene vómitos (pero tampoco se podrán usar si tiene también diarrea, por razones obvias)
    • Los puedes poner como prefieras, aunque por el extremo romo parece que se retienen mejor. 
    ¿Os queréis reír un rato con historias de supositorios? pinchad aquí.