Aunque sabemos que los niños no son grupo de riesgo para la enfermedad por coronavirus, COVID-19, los que tienen alguna enfermedad crónica sí que se han señalado como población vulnerable. Esto no implica que tengan más riesgo de contagiarse sino que podrían tener más complicaciones y peor evolución si contraen la infección.

Como comentábamos hace unos días, no se sabe porqué los niños, que son tan susceptibles a otras enfermedades respiratorias, parecen ser inmunes a este nuevo virus. Si pasan la enfermedad los síntomas son más leves, con menos complicaciones. Los más frecuentes son fiebre, tos, moco nasal, estornudos y dolor de garganta, también comunes en cualquier virus de catarro o resfriado del invierno. Incluso en ocasiones no hay fiebre y solo hay algo de tos y moco o síntomas digestivos como dolor abdominal, nauseas, vómitos o diarrea. La mayoría de los casos, por ser tan leves, se pueden tratar en casa, pero algunos niños han precisado ingreso, incluso cuidados de UCI. Estos casos más graves sí que se han asociado a enfermedades previas.

Dentro de las enfermedades crónicas que serían factor de riesgo de peor evolución están la hipertensión arterial, la diabetes, las enfermedades cardiovasculares, las enfermedades pulmonares crónicas, el cáncer y las  inmunodeficiencias. Como hay poca afectación de niños en general, también tenemos poca información sobre cómo afecta a los niños con estas enfermedades. Según lo publicado hasta el momento (información que puede cambiar muy rápidamente) las enfermedades de base más frecuentes en niños ingresados con coronavirus han sido las cardiopatías y el cáncer.

¿Qué pasa con el coronavirus en niños con asma?

La enfermedad crónica más frecuente en la infancia es el asma, donde también podríamos incluir a todos los niños que sufren crisis de broncoespasmo relacionados con infecciones víricas de vías altas. Habitualmente es un niño que ha tenido una bronquiolitis en los primeros meses de vida y luego cada vez que se resfría precisa broncodilatadores, como sucede en las crisis asmáticas.

A pesar de que el coronavirus es un virus respiratorio, y este tipo de virus suelen desencadenar crisis en pacientes asmáticos, el virus responsable del COVID-19 no parece afectar más a los niños asmáticos o con hiperreactividad bronquial. De todas las series de casos publicadas, todas con pocos pacientes, solo en una (que incluye 34 niños) mencionan un caso de asma que precisó ingreso, pero evolucionó favorablemente.

Sin embargo lo que más puede temer la familia del paciente asmático es tener que ir a urgencias en el contexto de esta pandemia. Y aquí podemos hacer muchas cosas para evitarlo.

Sabemos que cuando el paciente y su familia conocen los factores de riesgo, saben identificar cuando está empezando la crisis, llevan un control de los síntomas, usan correctamente los inhaladores y saben cómo modificar el tratamiento dependiendo de los síntomas no solo evolucionan mejor sino que se pueden disminuir mucho las consultas a urgencias.

Todas estas cosas se aprenden con el tiempo y con un programa educativo específico que incluye material escrito, demostraciones en consulta y planes de cuidados en caso de crisis. Si tienes estos planes, no dudes en utilizarlos si durante estos días de confinamiento tu hijo o hija tiene una crisis. Cuanto antes se inicie el tratamiento mejor será la evolución y menor la posibilidad de tener que ir a urgencias.

Si no tienes un plan de tratamiento, puedes conseguir alguno online (como éste  o este otro que están en inglés ) y pedirle por teléfono o correo electrónico a tu pediatra que te lo explique. Este es el que yo uso en mi consulta. Lo puedes descargar como documento editable para que el pediatra lo modifique a su gusto.

Aquí una demostración práctica sobre cómo usar los distintos tipos de inhaladores.

¿Que hago si tengo que ir a urgencias?

Si finalmente tienes que acudir a urgencias por una crisis y el niño tiene fiebre, tos y dificultad respiratoria, será automáticamente considerado un caso sospechoso de coronavirus (aunque sepamos que el riesgo es muy bajo) y las guías de manejo actuales recomiendan no usar medicación nebulizada que generen aerosoles. Solo podrán ponerle los inhaladores con cámara. Para evitar problemas, no te olvides de llevar tu propia cámara de inhalación.

Un agradecimiento especial a Lola Molina, Fotografía científica y edición de imagen por ceder desinteresadamente la imágen del coronavirus con la mascarilla de la portada.

Gracias por leerme. Si te ha gustado esta entrada, compártela. Y si no quieres perderte las próximas, suscríbete y podrás leer un fragmento de mi libro “Tu lactancia de principio a fin”