Buscar este blog

jueves, 22 de febrero de 2018

Hacemos BLW y come muy poca carne ¿Tendrá anemia? ¿Le damos hierro?

Las familias que eligen empezar con la alimentación complementaria  mediante el método Baby Led Weaning (alimentación guiada por el bebé), generalmente lo hacen porque prefieren evitar las papillas. El bebé come solo desde el principio, regulando lo que come según su apetito y evitando la transición entre las papillas y los sólidos.  Pero si no le ofrecemos alimentos adecuados puede tener algunas carencias nutricionales

La principal preocupación es que el bebé no coma suficiente alimentos ricos en hierro y desarrolle una anemia.


Para que un bebé pueda hacer BLW  sin riesgos, hay que esperar a que se siente sin ayuda para que pueda manipular sin caerse. Tiene que haber perdido el reflejo de extrusión. Tiene que poder alcanzar la comida con las manos y llevársela a la boca. Eso suele pasar sobre los 6 meses, pero a veces se retrasan un poco.
Sabemos que hasta los 6 meses, con las reservas acumuladas durante el embarazo  y el hierro de la leche materna o las leches artificiales fortificadas, el bebé tiene suficiente hierro y no necesita aportes extra. Pero a partir de los 6 meses hay que incorporar algún alimento rico en hierro en la dieta.
Los bebés que toman papillas lo tienen fácil, porque la mayoría de los cereales están fortificados en hierro. Pero este tipo de preparados aportan mucha azúcar y cada vez los usamos menos.
Papilla de cereales con miel (y 30% de azúcar)

Los alimentos ricos en hierro pueden ser de origen animal y vegetal.



Se encuentra en la carne roja (ternera, carnes oscuras del cerdo), carne blanca, aves (pollo, pavo) mariscos  y pescado. 
También en legumbres, cereales integrales, frutos secos  y verduras  de hoja verde.  (Evitar frutos secos enteros antes de los 3 años por riesgo de atragantamiento y verdura de hoja verde en menores de 1 año) 

Frutos secos molidos en menores de 3 años
Evitar verdura de hoja verde en menores de 1 año. 


El organismo es capaz de extraer 
un 15-20% del hierro de la carne, 
y un 5-10% del hierro de los vegetales

Otros componentes de la dieta pueden favorecer o dificultar la absorción del hierro de los vegetales. Como en una misma comida pueden haber alimentos que favorezcan la absorción junto a otros que la dificulten, el balance real es muy difícil de calcular.

Inhiben la absorción del hierro:


  • Fitatos de ciertos vegetales: se puede contrarrestar algo moliendo los cereales, remojando o germinando las legumbre, tostando los frutos secos. 
  • Polifenoles de algunos vegetales y de bebidas como el café, el té o el vino. No suponen un problema en la dieta de los niños.
  • Calcio de la leche y los lácteos. Bastaría con separar las comidas que lleven cereales y vegetales de  las tomas de lácteos.

Favorecen la absorción:

  • La vitamina C de vegetales y frutas (no demasiado  procesados) es capaz incluso de contrarrestar los efectos de los fitatos
  • Añadir una pequeña cantidad de carne, ave o pescado a una comida vegetal, puede aumentar la absorción del hierro de los vegetales en 2 o 3 veces.

Algunos ejemplos

De forma práctica podemos decir que si no come suficiente carne, pollo o pescado , podemos aportar el hierro ofreciendo, por ejemplo.
  • Moluscos (almejas, berberechos, mejillones) siempre cocidos.
  • Legumbres con vegetales, un poquito de carne y fruta de postre
  • Pasta integral con salsa bolognesa, por ejemplo, con cebolla, tomate, zanahorias y un poquito de carne molida. Y fruta de postre.
    • Arroz con pollo y verduritas, incluso una paella.





    4 comentarios:

    1. Muy bueno el artículo Gloria, para evitar uno de los "problemas" potenciales con el BLW, el déficit de hierro (El otro es el escaso aporte nutricional). Ambos se han intentado corregir con el BLISS (trabajos de S.Cameron, que seguro conoces), que es un BLW pero algo orientado para aportar alimentos ricos en hierro y/o energía en al menos 2 de las comidas del día.

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Sí, Gabriel. Precisamente por eso se preocupan los padres: porque les insistimos tanto en que tomen alimentos ricos en hierro que se desesperan cuando no consiguen que coman carne. Era por dar otras alternativas, que no solo la carne tiene hierro.
        Muchísimas gracias por pasarte y comentar.

        Eliminar
    2. Me encantó el artículo Gloria!!!
      Me parece muy útil y práctico para la vida diaria de la alimentanción del bebé.
      Y sobretodo para esos padres o abuelos encargados de su preparación.
      Quizás sería conveniente difundirlo más ,para que llegue a los interesados.
      Y también aclarar en cada artículo la traducción de BLW (habrá quien no sepa de que se trata,por aquello de la nomenclatura)
      Enhorabuena por el mensaje!!

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Gracias, Marta por comentar. Ojalá más abuelos se atrevieran con el método, porque son los que más temor tienen a los atragantamientos, que realmente no son mas frecuentes que comiendo papillas.

        Eliminar

    Puedes dejar tu comentario aqui.