Buscar este blog

martes, 19 de diciembre de 2017

Baños de lejía para la dermatitis atópica

Uno de los problemas de las pieles delicadas que padecen dermatitis atópica es que tienen más riesgo de infección. Una de las funciones más importantes de la piel es la de servir de barrera. Es nuestro particular traje a medida que nos permite mantener la temperatura del cuerpo estable, impide que entren los gérmenes, que se escape la humedad, etc.

En la dermatitis atópica, la función de barrera de la piel puede estar alterada y el riesgo de infecciones es mayor

Cuando una lesión de dermatitis se infecta los  eczemas se vuelven húmedos y se forman costras. Pero no siempre la infección es fácil de detectar. A veces simplemente se manifiesta como un nuevo brote, o porque el tratamiento parece no funcionar.
En la piel habitan normalmente bacterias y hongos que no producen enfermedad y que conviven en perfecto equilibrio. Cuando este equilibrio se altera, bacterias y hongos más agresivos pueden ocupar el lugar de los habituales y entonces sí hay infección. Para prevenir que estas bacterias agresivas se instalen en la piel delicada de los niños atópicos se puede recurrir a algunos remedios que son muy efectivos.
Uno de los más curiosos son los baños con lejía.

¿Baños con lejía? ¿para la piel delicada del niño atópico?

Sí, porque se usa en concentraciones que no son irritantes y se consigue mantener a raya a las bacterias perjudiciales.
Se debe utilizar una lejía que contenga exclusivamente hipoclorito sódico a una concentración del 6% como máximo. Sin detergentes ni perfumes. Para una bañera entera de 150 litros son necesarios 120 ml de lejía, pero si prefieres ahorrar agua y controlar mejor la concentración de lejía, la proporción sería  4 ml por cada 5 l de agua, cantidades mucho más fáciles de medir si usamos una jeringuilla y una botella de agua vacía.
El baño se debe prolongar por unos 5-10 minutos (vigilando a los niños más pequeños que puedan tener la tentación de beberse al agua del baño, o chapotear con riesgo de salpicarse los ojos ). Después del baño hay que enjuagar con agua clara , secar y aplicar las cremas, según precise.
Un baño cada 2 o 3 días, incluso durante los brotes puede ayudar a mantener a las bacterias perjudiciales a raya y mejorar la evolución.
Aprovecho la ocasión para presentaros mi primera infografía. Espero que os guste.
Si quieres más información:
http://javierdelboz.blogspot.com.es/2016/07/dermatitis-atopica-estafilococo-dorado.html



3 comentarios:

  1. Fantástico Gloria!
    Muy claro!

    Por añadir algo, creo que es importante decirle a los cuidadores de estos niños que debe evitar que metan la cabeza en el agua.

    ResponderEliminar

Puedes dejar tu comentario aqui.