Buscar este blog

jueves, 9 de noviembre de 2017

El sushi en la alimentación infantil y la madre lactante

El sushi es un plato típico japonés que se ha hecho muy popular últimamente. Su nombre proviene de las palabras japonesas "su" (arroz)  y  "shi" (vinagre de arroz) y puede estar acompañado de múltiples ingredientes. Cuando pensamos en sushi pensamos en pescado o marisco crudo, pero lo cierto es que el pescados o marisco puede estar marinado, hervido, cocido, incluso frito, y puede prepararse también con otros ingredientes como verduras, frutas, incluso huevo.

Si se enrolla el arroz en una hoja de alga nori se llama maki y si se trata de una bolita de arroz cubierta de pescado se  denomina nigiri.



El sushi es muy interesante para los niños porque se prepara en pequeñas porciones que se pueden comer de un bocado y que los niños pueden comer solitos con las manos, aunque hay auténticos maestros con los palillos


make action GIFs like this at MakeaGif

¿Puede suponer el sushi algún peligro para  los niños?

El arroz

El ingrediente básico del sushi es el arroz. Un cereal que está presente en la alimentación infantil desde el inicio de la alimentación complementaria. Para aderezarlo se le añade vinagre de arroz. Hasta ahora bien. Pero el sushi que se compra preparado puede contener cantidades excesivas de sal (se considera que contiene demasiada sal un alimento que tiene más de 1,25 gr/100 gr) incluso algunos contienen azúcar, que seguramente hará el plato más apetecible, pero también menos sano. Si preparas el sushi en casa tendrás cuidado de no echarle sal (o usar muy poca) y nada de azúcar, que no la necesita.

El pescado

El pescado o el marisco crudo puede ser origen de intoxicaciones alimentaria, por eso no se recomiendan en la alimentación infantil. Este problema se puede evitar fácilmente utilizando pescado o marisco cocido. También hay que evitar las cabezas de las gambas (ricas en cadmio, que es cancerígeno) y los pescados grandes (atún, pez espada, etc, que pueden contener un exceso de mercurio).

Las algas

Las algas son naturalmente ricas en yodo, pero su contenido pueden llegar a ser excesivo. Aunque varía mucho de una especie a otra, una simple hoja de alga nori, la que que se usa para preparar los maki, ya contiene unas 7 veces la cantidad de yodo recomendada para un adulto. Para un niño podrían ser unas 15-20 veces superior a lo recomendable. Y el yodo pasa a la leche materna, por lo que la madre lactante también debería tener esto en cuenta.

El acompañamiento.

El sushi se suele servir acompañado de salsa de soja, wasabi y  jengibre.
  • La salsa de soja puede ser una fuente importante de sal. Evitarla en los niños más pequeños. 
  • El wasabi es una planta que se utiliza para hacer un condimento picante. Se  le atribuyen propiedades saludables porque tendría actividad antiinflamatoria, pero también puede afectar a la coagulación, al metabolismo de los huesos y al crecimiento de las células cancerígenas. En las cantidades que habitualmente se consumen como condimento no parece que suponga ningún riesgo, pero dado que no hay estudios de seguridad, lo más prudente es no consumirlo durante la lactancia y evitarlo en los niños más pequeños
  • El Jengibre por el contrario, no supone ningún problema. Entre los niños no suele ser muy apreciado, porque pica, pero las madres lactantes lo pueden consumir tranquilamente.  El jengibre  se ha utilizado tradicionalmente en algunas culturas para aumentar la producción de leche (solo demostrado en los primeros días de vida, pero nada que no se consiga con una postura y estimulación adecuadas).

En resumen


  • Los niños pueden comer sushi, siempre que no lleven pescado crudo o pescado con alto contenido en mercurio (atún, pez espada, tiburón)  
  • Evitar los maki, por el alto contenido en yodo de las algas, aunque se puede hacer sushi "enrollado" sin algas, con semillas de sésamo, láminas de aguacate, hojas de acelga, etc. 
  • La salsa de soja con cuidado, para evitar un exceso de sal.
  • El jengibre sin problemas si le gusta el picante.
  • El wasabi lo dejamos para más adelante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes dejar tu comentario aqui.