Buscar este blog

viernes, 25 de agosto de 2017

Cuidados del sacaleches

Tener un sacaleches más o menos sofisticado para  extraer la leche con comodidad es muy necesario en ocasiones.

  • Imprescindible si has tenido un bebé prematuro y está ingresado
  • Muy útil si tienes que incorporarte a trabajar antes de los 6 meses de tu bebé y quieres seguir con la lactancia de forma exclusiva. 
  • Si tienes que separarte de tu bebé y quieres que en tu ausencia le den tu leche. 
  • Si has decidido hacerte donante de leche materna y ayudar a esos bebés prematuros que tanto la necesitan para su recuperación.

El cuidado del sacaleches, su limpieza y mantenimiento son fundamentales para evitar infecciones por contaminación de la leche y para prolongar su vida útil.


Recientemente, el Centro de Control de Enfermedades de EEUU ha actualizado las recomendaciones para la limpieza del sacaleches

Antes de cada uso

  • Lávate las manos con agua y jabón.
  • Observa y monta el sacaleches. Si algún tubo estuviera mohoso, deséchalo y cámbialo inmediatamente.
  • Limpia el exterior del aparato, el interruptor y los mandos con toallitas desinfectantes (sobre todo si se trata de un equipo compartido)

Después de cada uso

  • Cierra el envase con la leche inmediatamente, etiquétala con la fecha y la hora y guárdala en la nevera, el congelador o la bolsa de transporte con los bloques de hielo sin demora.
  • Limpia el exterior del equipo con las toallitas desinfectantes nuevamente.
  • Retira la copa y los tubos que han estado en contacto con la leche y enjuágalos con agua corriente para eliminar los restos de leche. No los dejes en remojo en el fregadero.
  • Lava los componentes que hayan estado en contacto con la leche inmediatamente, a mano o en lavavajilla.

Lavado a mano.

  • Utiliza un recipiente de uso exclusivo para lavar los artículos de alimentación infantil. No uses el fregadero para lavarlos.
  • Añade agua caliente y jabón.
  • Frota con un cepillo de uso exclusivo para éste fin. 
  • Enjuaga con agua corriente. 
  • Deja que sequen al aire sobre papel de cocina  o toalla de papel. No frotar para secar.
  • Lava el recipiente de lavar y el cepillo que has usado y déjalos secar al aire.

Lavado en lavavajillas

  • Asegúrate de que las piezas son aptas para el lavado en lavavajillas.
  • Lava los componentes del sacaleches por separado del resto de la vajilla.
  • Coloca las piezas en una cesta o bolsa de lavado.
  • Utiliza un programa de lavado con agua caliente y de secado con aire caliente o desinfección, si está disponible.
  • Retira las piezas del lavavajillas con las manos limpias y secas. Si quedan restos de humedad en las piezas deja que sequen al aire sobre papel de cocina  o toalla de papel sin  frotar.

Desinfección

  • Las piezas del sacaleches, el recipiente y el cepillo de lavar se deberían esterilizar al menos 1 vez al día durante los primeros 3 meses de vida del bebé, o si es prematuro o tiene alguna enfermedad.
  • Se puede esterilizar con vapor, agua hirviendo o mediante el programa de esterilización del lavavajillas.

Almacenamiento

  • Las piezas del sacaleches, el recipiente y el cepillo de lavar se deben guardar una vez completamente secos, en un lugar limpio y protegido.

Más información: 

¿Has pensado en hacerte donante de leche materna? Puedes encontrar toda la información necesaria en éste enlace.
Instrucciones para esterilizar los artículos de alimentación infantil (en Inglés) 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes dejar tu comentario aqui.