Buscar este blog

martes, 20 de diciembre de 2016

¿Mi primer cacao? #YoNoLoRecomiendo

Buscando por internet ideas para hacer adornos navideños con los niños encontré una página con unos bonitos adornos pero con otra cosa que llamó más mi atención. Una gran barra publicitaria anunciaba un producto para niños, especialmente adaptado por pediatras. ¡Qué curioso! pensé, y la curiosidad pudo conmigo y pinché en el enlace.

Mi primer Cola Cao se anunciaba como el cacao adaptado a las necesidades nutricionales de los niños. Pero además decía estar desarrollado en colaboración con la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (SEPEAP)

 ̶ Ufff , ya estamos otra vez con los famosos sellitos.

La última vez que hablé de ello fue cuando Julio Basulto denunció la colaboración de laAEP con las galletas dinosaurio. Sellito que al final cayó, no sé si por la presión de los profesionales que nos quejamos en blogs y RRSS, porque la Organización Médica Colegial declaró que este tipo de colaboraciones iban contra la ética profesional o por su propio peso, es decir, cuando se acabó el dinero.

Entonces el también nutricionista Joan Carles Montero creo la etiqueta #YoNoLoRecomiendo en  Twitter para denunciar otros casos de avales/colaboraciones/sellitos de entidades médicas en alimentos nada recomendables.  

Decidí empezar con  Mi Primer Cola Cao y voy a explicar porqué #YoNoLoRecomiendo

Para eso voy a remitirme a la composición del producto, que aparece en su propia web.

La primera declaración que nos hacen es que es un producto reducido en azúcar. Lo cual es cierto, si tenemos en cuenta que el Cola Cao convencional tiene un 70-80 % de azúcar y este un 36%. Según sus cálculos, si añadimos a un vaso de leche 15 gr del producto, estamos añadiendo 5 gr de azúcar (los otros 10 gr son la lactosa de la leche, que ya sabéis que no se considera azúcar añadido). Si un niño se toma los 2 vasos al día que nos sugieren estaremos aportando 10 gr de azúcar.

¿Cuánta azúcar puede tomar un niño? Ya he puesto estos cálculos en otra entrada  pero en resumen, para un niño entre 3 y 5 años (la edad a la que está dirigida el producto) la cantidad de azúcar que la OMS recomienda no superar es de unos 20 gr. Con los 2 vasos de leche chocolateada que le hemos dado ya llegamos a la mitad.

Por otro lado nos dice que aporta cereales, minerales y vitaminas esenciales para el crecimiento de los peques.
Empezamos por los cereales. Si descontamos el azúcar al contenido en glúcidos que declara la etiqueta  resulta que en los 15 gr de producto que lleva un vaso, hay unos 5 o 6 gr de cereales. Cantidad ridícula si la comparamos con la más pequeña de las tostadas.


Lo mismo sucede con los minerales. El contenido de calcio que añade a la leche se puede obtener fácilmente con una pequeñísima ración de queso, una cucharada de yogur o un puñado de frutos secos. El hierro que aporta lo encontramos incluso en un trozo de pan, sin contar lo que podría aportar una porción de carne o pescado.

¿Y la vitamina C? Una sola naranja tiene 10 veces más vitamina C que un vaso de este producto. ¡Un tomate tiene 4 veces más vitamina C! Simplemente frotando la tostada con el tomate ya tienes los 12 gr de vitamina C.

Podríamos hacer los mismos cálculos con todas las vitaminas y minerales que contiene. La conclusión es la misma. No es una fuente imprescindible, ni siquiera importante. Yo diría que es una fuente despreciable de vitaminas y minerales. Lo único que aporta es azúcar. 




Un ingrediente totalmente innecesario con un inconveniente añadido. Es un producto pensado para niños de 3 a 5 años. Cuando ese niño tenga 6 años seguirá tomando sus 2 vasos de leche chocolateada, pero ahora con 15 gramos del producto original, el que decíamos que tiene un 80% de azúcar. Es decir, estará tomando 24 gr de azúcar al día. ¡Casi la misma cantidad (25 gr) que la OMS recomienda no superar en adultos! ¿Qué hemos hecho mal? Hemos educado el paladar de ese niño y lo hemos acostumbrado a que la leche sola no sabe a nada y que hace falta añadir grandes cantidades de azúcar para que sea apetecible. 

Si queréis saber más, no os perdáis el magnífico artículo que ha escrito Julio Basulto sobre este producto-

Referencias:

Base de Datos Española de Composición de Alimentos.
Ingestas recomendadas de energia y nutrientes para la población española del Manual de Nutrición y Dietética de Ángeles Carvajal Azcona 

10 comentarios:

  1. que opinas del cacao puro para niños? no lleva azúcar. a mi hijo le encanta, pero no se si debo darle.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El cacao puro sí (lo raro es que le guste, porque puro es un poco fuerte), pero yo se lo daría ocasionalmente, como algo especial, no para camuflar el sabor normal de la leche. Así será la merienda especial del domingo, por ejemplo. Es buena idea.

      Eliminar
  2. Mis hijos tienen seis años y no toman absolutamente nada con la leche, cuando "se me escapa" esto delante de otras madres me miran con cara de incredulidad y me sueltan un "¿y se la toman?".... pues oye si desde pequeños les acostumbras a un sabor tan natural como la leche blanca o un yogur natural sin azúcar lo toman tan contentos, lo que suelo hacer es sobretodo en invierno echarles un poco de miel casera... educamos el paladar desde pequeños para que sean consumistas de azúcar porque tu post va sobre el colacao.... pero si nos metemos con las galletas o con los cereales de desayuno....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, rescatar el sabor natural de los alimentos para una alimentación mas sana. Gracias por comentar.

      Eliminar
  3. A mi hija de tres años le encanta la leche con una puntita de algarroba

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una opción, ya que no lleva azúcar añadido.

      Eliminar
  4. Me parece un artículo muy bueno y ahora mismo te añado a mi lista de lectura para no perderme ningún otro. Si quieres, puedes pasarte tu también por mi blog a ver que te parece.
    Nosotros en casa procuramos mirar las etiquetas de los productos y hemos descuvierto que la mayoría de productos para bebés y niños llevan muchísimo azucar (nos alegramos de no haber usado ni papillas ni potitos que al estar preparados ya, poco puedes hacer). También hemos descubierto que algunas marcas blancas llevan menos azúcar que los originales, cosa que nos pareció muy curiosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado. Es increíble lo que se descubre leyendo etiquetas. Al final acabas haciendo un tour por 4 o 5 tiendas diferentes para hacer la compra, pero merece la pena. Me ha gustado mucho tu blog ¡y tienes montón de ideas para navidad! Genial. Gracias por la recomendación.

      Eliminar
  5. Que exagerados sois... les estáis destrozando la infancia a los niños..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si eres padre o madre seguro que tu infancia está lo suficientemente lejos como para que la recuerdes como una etapa feliz, sin ninguno de estos inventos modernos ;)

      Eliminar

Puedes dejar tu comentario aqui.