Buscar este blog

martes, 10 de noviembre de 2015

Carne roja y cárnicos procesados en la alimentación infantil

No pensaba escribir sobre el tema del anuncio de la OMS sobre el potencial cancerígeno de la carne , porque ya se han escrito ríos de tinta (digital) sobre el tema.(Os recomiendo especialmente  el excelente trabajo de L Jimenez en su blog Lo que dice la ciencia para adelgazar o la divertida versión de La boticaria Garcia.)

Pero ha sido esta entrada de la Sociedad Española de Pediatría de Atención Primaria, recomendando seguir dando carne a los niños hasta 5-8 veces a la semana, la que me ha hecho cambiar de opinión.

En resumen podemos decir que  la OMS informa que existe suficiente evidencia para relacionar el consumo de carne procesada y carne roja con el cáncer colorrectal, pero no evalúa el nivel de riesgo. A modo de ejemplo, si todos los españoles dejáramos de comer carne se evitarían 150 casos de cáncer colorrectal al año, mientras que si todos dejaran de fumar se evitarían 20.000 casos al año de cáncer de pulmón. Obviamente el nivel de riesgo no es el mismo.

La estrategia NAOS para la prevención de la obesidadinfantil ya desde 2005 recomienda seguir la dieta mediterránea, con abundancia de alimentos de origen vegetal: hortalizas, verduras, frutas, cereales no refinados y sus derivados, legumbres, tubérculos, moderado consumo de pescado blanco y azul, aves de corral, productos lácteos y huevo, con una ingesta moderada de carnes rojas, y de la utilización del aceite de oliva como única grasa de cocinado y aliño. Este  modelo alimentario  se relaciona con una mayor longevidad, y una mejor prevención de la diabetes, la enfermedad cardiovascular y algunos tipos de cáncer


¿Parece claro, no? consumo moderado de carnes rojas. Para prevenir algunos tipos de cáncer pero también (y sobre todo) para prevenir la obesidad, la diabetes y las enfermedades cardiovasculares. 

La versión española (muy apropiadamente corregida por el nutricionista Juan Revenga) de El Plato de la Alimentación Saludable de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard,  (lo que sería la versión americana de nuestra pirámide nutricional) también recomienda limitar las carnes rojas y  evitar las carnes procesadas.

En esa misma publicación también se lee "Las carnes procesadas deben tomarse un par de veces a la semana y las rojas deben tomarse también". ¿Deben?

Las carnes procesadas son  aquellas que han sido  conservadas mediante procesos como el ahumado, el curado (por lo tanto se incluye también el jamón), el salado o mediante la adición de conservantes.  Y se consideran carnes procesadas no solo las carnes rojas, sino también los embutidos de pavo, pollo, etc. Desde el año 2007 se sabe que este tipo de productos se relacionan con diversos tipos de cáncer. La OMS lo que hace ahora es constatar lo que ya se sabía. 
Un excelente resumen de porque se deben evitar los cárnicos procesados en Comer o no Comer, por Julio Basulto.

Siendo coherentes con la recomendación que damos a la población de seguir una dieta saludable, ante una madre, que se preocupa de darle lo mejor y mas saludable a sus hijos, ¿Como vamos a aconsejarle que le de varias veces por semana un alimento que es recomendable limitar o que incluso se aconseja evitar su consumo? 

Proteínas de calidad hay en los huevos, el pescado, las aves, las legumbres, los frutos secos
Nuestros hijos tomarán carne roja. Y embutidos. Seguro. No les faltará ocasión. Pero si queremos que coman saludable debemos ofrecerles alimentos saludables. Ya tendrán oportunidad de tomar alimentos menos saludables.

Con todos estos datos, ¿vamos a seguir dando a nuestros niños salchichas para cenar una noche si y otra también? ¿o llenando el pan de embutidos para el desayuno? No se trata solo de alimentarlos bien ahora. Se trata de educar ese paladar. Enseñarles a apreciar la buena comida, a disfrutar de una alimentación saludable. No precisan tomar carne cada día. Una o dos veces a la semana está bien. Y desde luego, carnes procesadas las mínimas. 
Photo Credit: Koecki via Compfight cc