Buscar este blog

jueves, 6 de agosto de 2015

Toxoplasmosis y embarazo. Lávate las manos y congela el jamón.

Una mamá me preguntaba hace unos días como podía hacer para evitar la toxoplasmosis, ya que está embarazada y tiene el toxoplasma negativo. 
Me decía que le habían recomendado evitar la carne poco cocida, pero que podía comer jamón curado, que si es ibérico no había riesgo. 

Es probable que esa recomendación parta de este artículo, muy bien argumentado por cierto, pero que puede prestarse a interpretaciones rápidas y demasiado simplistas.
Por muy bueno que esté el jamón ibérico,eso no lo convierte en inofensivo, aunque estudios recientes hacen pensar que cuanto mas largo el proceso de curación, menos riesgo, todavía es pronto para descartarlo por completo. 

¿Que es la toxoplasmosis y porque es peligrosa para la embarazada?

La toxoplasmosis es una enfermedad causada por un parásito propio de los gatos, que ocasionalmente afecta al hombre. Produce una enfermedad leve, similar a una gripe, incluso asintomática, pero si afecta a la embarazada no inmune (es decir, que no ha pasado la infección antes), puede afectar al embrión o al feto y producir abortos o malformaciones congénitas que pueden manifestarse como retraso mental o ceguera. 

Todas las embarazadas deberían conocer su estado de inmunidad idealmente antes del embarazo o en las primeros meses mediante un análisis de sangre.

Si el resultado es negativo, no ha pasado la enfermedad antes y por lo tanto está en riesgo.
Las recomendaciones actuales de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia para la prevención de la infección durante el embarazo son las siguientes. 
  • Gatos: Evitar el contacto con los gatos y los materiales contaminados con sus heces. Si no es posible deben utilizar guantes. 
  • Carne: No ingerir carne cruda o poco cocinada. Utilizar guantes cuando se manipula carne cruda o lavarse las manos después de hacerlo. Evitar el contacto de las manos con la mucosa de la boca o los ojos mientras se manipula carne. Mantener limpios los utensilios que se usen para preparar la carne. 
  • Vegetales: Usar guantes cuando se tenga contacto con tierra en el campo, huerto, jardín. Lavar muy bien las verduras y frutas que se consuman crudas. Utilizar guantes cuando se manipulan verduras y frutas o lavarse las manos después de hacerlo. Evitar el contacto de las manos con la mucosa de la boca o los ojos mientras se manipulan verduras y frutas.
    Photo Credit: Riccardo Di Gianni via Compfight cc
Sin embargo son recomendaciones del año 2000, que aunque siguen plenamente vigentes, habría que matizar algo. 

Las revisiones mas actuales indican que el riesgo de contagio varía según la fuente de infección: 

Un estudio realizado en 6 grandes ciudades europeas concluye que la causa mas frecuente de contagio (entre un 30 y un 64%) se debe a consumo de carne cruda o poco cocida o carnes curadas. Entre un 6 y un 17% se atribuyó a contacto con tierra o vegetales contaminados. Ningún caso se asoció a contacto con gatos (probablemente porque los gatos solo contagian el parásito durante 3 semanas durante toda su vida)

Además se sabe que cocinar la carne a 66ºC o mas (usar un termómetro para confirmar la temperatura) o congelar a -12ºC (lo habitual de un congelador doméstico) durante 24 hs es suficiente para evitar la infección. 

A modo de conclusión, y por orden de importancia. 
  • LAVADO DE MANOS SIEMPRE después de 
    • Trabajar la tierra (mejor con guantes)
    • Lavar muy bien vegetales y frutas que se consuman crudas.
    • Manipular carne cruda. (no tocar boca y ojos)
    • Manipular las heces del gato con guantes. 
  • Congelar la carne que se vaya a consumir poco cocida, el jamón curado y los embutidos. 
Si quieres saber más sobre la toxoplasmosis y sus consecuencias pincha aqui