Buscar este blog

jueves, 26 de marzo de 2015

¡Las vacunas no duelen!

Ya nos gustaría poder administrar todas las vacunas sin necesidad de inyecciones, pero esto todavía no es posible. 

Todos los que participan en el proceso de la vacunación lo pasan mal:  la enfermera que vacuna, los padres, pero sobre todo el niño, que sufre el pinchazo.

Para intentar mejorar la técnica y minimizar el dolor, podemos tomar algunas medidas sencillas pero eficaces.  

Lo primero sería aplicar una crema anestésica que debe recetar el pediatra, ya que hay que usarla correctamente para que sea efectiva. 
  • Se debe aplicar en oclusión (es decir, cubriendo la zona con un apósito impermeable)
  • Hay que dejar que actúe durante una hora. 
  • Es importante saber cuántas inyecciones le van a poner y donde: en el brazo o en el muslo para aplicarla en el o los lugares adecuados y con tiempo suficiente. 




La posición es muy importante. Nunca se debería vacunar al niño tendido en la camilla. Lo ideal es en brazos, sujetándolo pegado al cuerpo, inmovilizando con firmeza el brazo o el muslo donde se va a vacunar. 

En niños pequeños lactantes se pondrán al pecho. Si no es posible se les puede dar agua con azúcar 1 o 2 ml con jeringilla o mojando el chupete (ésta es una medida analgésica eficaz y segura, pero no se debe usar nunca para calmar el llanto del bebé)



















La distracción es una maniobra muy efectiva también, que dependerá de la edad del pequeño. (Al final pondré un video con un verdadero maestro de la distracción) A los niños mayores se les debe explicar la técnica con antelación y animarlos a respirar profundo. También se puede frotar una zona cercana al área de punción para centrar la atención en otro foco. Hay que evitar disculparse o compadecerse y nunca regañarles si no se están portado muy bien. 




Finalmente la técnica de la inyección es también  importante.
La administración debe ser rápida (1 segundo), sin aspirar y si hay que poner varias, la mas dolorosa al final. 




La próxima vez podemos hacer que sea verdad que
¡Las vacunas no duelen!

Esta entrada fue publicada originalmente el 26/03/15, después de asistir a las Jornadas de Vacunas de la AEP, donde el pediatra Manuel Merino del Centro de Salud  “El Greco” de Getafe, Madrid,  presentó una interesante ponencia sobre Alivio del dolor al vacunar que me sirvió de inspiración. 

Las ilustraciones están sacadas de la web de  Immunize Canada, que publica unos videos en inglés y francés con consejos para padres, personal de enfermería y pediatras para evitar el dolor durante las vacunas. Si queréis verlos, seguid el siguiente enlace.