Buscar este blog

domingo, 28 de septiembre de 2014

Miel y otros productos de la abeja en niños

A propósito de un estudio que avalaba el uso de la miel como sedante de la tos en niños, me preguntaban por el uso de otros productos de la abeja en los niños. Después de repasar un poco el tema, estas son mis conclusiones:


Photo Credit: jenny downing via Compfight cc

Miel: SI


La miel es una sustancia natural producida por las abejas del género Apis mellifera, que se usa en alimentación por su sabor dulce.  La producen las abejas mezclando el néctar de las flores con enzimas propias,  que almacena en la colmena y tras un período de maduración se obtiene la miel.
La composición de la miel varía dependiendo de las flores de las que obtienen el nectar y del tipo de colmena y puede contener mas de 60 sustancias diferentes.
Mayoritariamente contiene azúcares (80%) , ácidos orgánicos (cítrico, láctico, fosfórico…), vitaminas (C, B1, B2, B3, B5), ácido fólico, minerales (fósforo, calcio, magnesio, silicio, hierro, manganeso, yodo, zinc, oro y plata), aminoácidos esenciales, esteroles, fosfolipidos, falvonoides, polifenoles y enzimas.
Los azúcares son principalmente fructosa y glucosa, y un pequeño porcentaje de sacarosa y otros azúcares.
La presencia o ausencia de las enzimas, determinan la calidad y frescura de la miel. Para que conserve todos sus nutrientes debe ser extraída por prensado o centrifugado, y calentada por debajo de los 45º C para eliminar las impurezas sin deteriorarla. Cuando es sometida a la pasteurización u otros tratamientos térmicos a altas temperaturas, se destruyen estas enzimas y se reduce su calidad y su valor nutricional.
Este proceso no garantiza la eliminación de posibles esporas causantes del botulismo. Esta enfermedad puede resultar mortal en lactantes, por lo que no se debe dar miel a niños menores de 12 meses.



Beneficios para la salud:
La miel ha demostrado que puede ser efectiva para aliviar la tos irritativa en niños mayores de 1 año, y su uso en lugar de azúcar como edulcorante, aporta vitaminas y minerales que, aunque en pocas cantidades son significativas si las comparamos con el azúcar, que carece por completo de ellos.


Propóleo: NO

El propóleo es una sustancia producida por la abejas a partir de resinas de las plantas que utilizan para cubrir el interior del panal, sellar las celdas de las larvas y reparar grietas. Se han identificado unos 300 componentes en el propóleo, muchos con actividad biológica.
Según la Autoridad Europea para la Seguridad Alimentaria (EFSA) , organismo que se encarga de estudiar si las propiedades que se le atribuyen a un alimento tiene fundamento científico, considera que NO tiene ninguna de las propiedades por las que se le conoce: no mejora la salud respiratoria, no es antibacteriano, no mejora los dolores de garganta, no mejora la digestión, ni la salud intestinal ni la inmunidad, ni protege el hígado ni evita  la oxidación celular.

Además, como todo producto biológico, tiene un potencial tóxico que no está bien establecido. Se han descrito casos de eczemas, alergias, problemas digestivos y de coagulación relacionados con su uso y las autoridades sanitarias desaconsejan su uso en niños.


Jalea real: NO

Es una sustancia producida por las abejas para alimentar exclusivamente a la reina. Al ser el crecimiento de la abeja destinada a ser la reina de la colmena tremendamente rápido y desproporcionado, y la vida media de la reina muy superior a la del resto de las abejas, se le han atribuido a la jalea real propiedades como super alimento.
Está compuesta mayoritariamente de agua, proteinas (18%), azúcares (15%), grasas (5%) vitaminas principalmente del grupo B y minerales (1%) .Las proteínas contienen todos los aminoácidos esenciales y enzimas.
Sin embargo no hay ningún estudio que confirme que su consumo produzca ningún beneficio para la salud y si existe un riesgo real de reacciones alérgicas graves.


Polen de abeja: NO

Es el polen que las abejas recogen de las plantas. Se le atribuye propiedades para mejorar la inmunidad, o ayudar en la pérdida de peso.
No hay ningún estudio  que demuestre estos beneficios  y sí reportes de reacciones alérgicas graves con  anafilaxia en casos con y sin antecedentes de alergia a polenes, fotosensibilización , fallo renal y hepático y problemas cardíacos.


Aquí os dejo algunos enlaces interesantes sobre el tema-

http://www.efsa.europa.eu/en/efsajournal/pub/1810.htm
http://www.sciencebasedmedicine.org/bee-pollen-supplements-not-safe-or-effective/
http://www.consumer.es/web/es/alimentacion/aprender_a_comer_bien/alimentos_a_debate/2013/02/06/215646.php