Buscar este blog

miércoles, 11 de junio de 2014

Mitos en torno al bebé pequeñito. Mitos de la pediatría: 1º entrega

Si hablamos del bebé mas pequeñito, de recién nacido hasta que empieza a andar, cerca del año, gran parte de los mitos relacionados con la crianza y la salud infantil están centrados en la alimentación, sobre todo en la lactancia materna.
Una simple búsqueda en internet de mitos en torno a la lactancia materna arroja  listados y mas listados de mitos que surgen sobre los niños alimentados al pecho. Solo voy a hablar de los que escucho con mas frecuencia en mi entorno.

El bebé tiene que comer cada 3 hs

Como dice Eloisa Lopez en su blog, desconfía de los PERO que vienen detrás de "la lactancia materna es a demanda". A demanda es a demanda. Cuando el bebé pida y durante el tiempo que quiera (hasta que se suelte espontáneamente) Si solo está jugando con el pezón como dirá alguna abuela, también hay que dejarlo. La succión no nutritiva es una necesidad del bebé y también se debe satisfacer. ¿Le negarías un beso a un niño mayor si te lo pide porque "ahora no te toca"?


Antiguo horario de lactancia en un servicio de neonatología.

Esa leche (materna) está muy aguada, no le alimenta.

La leche materna tiene la curiosa propiedad de no venir en botella transparente (con lo cual no vemos ni como es ni cuanta hay) y de no estar homogeneizada, por lo que su aspecto cambia a lo largo de la toma. Al principio de la toma la leche tiene mayor contenido en agua (para calmar la sed ) y al final mas grasa, para terminar de saciarlo. Sería como un menú: primero la sopa, más ligerita, después el plato principal y finalmente el postre.

Al bebé no se le puede tocar la mollera. 

La fontanela, mas conocida como mollera, es ese espacio que queda entre los huesos del cráneo y está perfectamente cubierta de piel. Como parece ceder fácilmente a la presión con el dedo, es objeto de preocupación de los padres cuando es descubierta por algún hermanito explorador. Siempre me pregunto, si no puedo tocar, por ejemplo, el hígado, atravesando la piel del abdomen con el dedo, ¿como voy a dañar el cerebro a través de la mollera?

El bebé (de 3-4 meses) babea mucho porque le están saliendo los dientes

El bebé de 3 o 4 meses babea mucho porque a esta edad aumenta considerablemente la producción de saliva y esto unido a una incoordinación entre la salivación y la deglución hacen que parte de esa saliva salga sin control por la boca. Además a esa edad ya pasan mas tiempo alerta, y se acaban de descubrir las manos que deben pasar por la boca para ser convenientemente exploradas.- Los dientes salen habitualmente alrededor de los 6 meses. ¿De verdad crees que un diente puede "estar saliendo" durante 3 meses?

La salida de los dientes da fiebre (o diarrea o cualquier otro síntoma)

Hay muchos estudios que han intentado relacionar la salida de los dientes con diversos síntomas clasicamente asociados a la dentición. La mayoría de ellos no encuentran ninguna relación. Por mencionar uno reciente, solo encuentran asociación entre la salida de los dientes con irritabilidad, aumento de la salivación, pérdida de apetito y aumento de la temperatura. ¿Pero no era que no producía fiebre? Y no la producen: la temperatura máxima que encuentran durante la erupción dentaria es de 36,8º. Muy lejos de la temperatura mínima que se considera fiebre (37,5ºC axilar) 
Además, y como conclusión mas importante: atribuir a los dientes una temperatura elevada, solo puede retrasar el diagnostico de una infección que puede ser mas grave.

Está muy llorón porque le están saliendo los dientes

Tercer y último mito sobre los dientes que voy a comentar (aunque hay muchos mas). Atribuir el dolor a la salida de los dientes es de los mitos mas frecuentes de la pediatría. No hay ninguna prueba objetiva que demuestre que la erupción dentaria produce dolor. Porque si los dientes de leche dolieran al salir, el bebé no se llevaría el mordedor a la boca: si algo nos duele, lo último que se nos ocurre hacer es apretar con rabia un objeto duro sobre la superficie dolorosa. Además si le preguntamos a un niño de 6 o 7 años si le duelen los dientes al salir seguramente te mirará perplejo. Lo que le puede haber dolido es el que se le ha caido, pero el que sale apenas lo notan. 
Y como antes, atribuir el llanto a la salida de los dientes nos puede desviar la atención de la verdadera causa del llanto, y podemos caer en la tentación de usar tratamientos nada recomendables, inútiles o francamente peligrosos. 


No se deben usar collares de cuentas en niños.
Piezas pequeñas= Riesgo de atragantamiento

Lo pongo en el andador así se queda tranquilo y me deja hacer las cosas. 

El uso del andador no aporta ningún beneficio en el aprendizaje de la marcha, incluso puede entorpecerla. Pero, sobre todo,  aumenta el riesgo de accidentes. Multiplica por 4 el riesgo de caída por escaleras, por 2 el riesgo de fracturas y hay mas riesgo de intoxicaciones y de quemaduras. Las sociedades profesionales de pediatría de muchos paises los desaconsejan. Su publicidad y comercialización están prohibidas en Canadá.
Si el objetivo es mantener al niño entretenido y controlado se puede utilizar un centro de actividades estático, sin ruedas y de base amplia donde el pequeño puede entretenerse en un entorno seguro durante un breve período de tiempo. Como dicen desde la Asociación española de pediatría, el mejor andador es el que no se usa 

video