Buscar este blog

lunes, 4 de noviembre de 2013

Flúor para prevenir la caries en los niños

La Sociedad Española de Odontopediatría recomienda el uso de flúor tópico como parte fundamental de las medidas preventivas de la caries infantil, efecto que es incluso mayor cuando se combina con una buena higiene oral, tal y como sucede cuando se practica un cepillado completo de los dientes con una pasta dentífrica fluorada.
Por otro lado, la presencia de manchas en el esmalte en algunos niños ha sido muy relacionada con el uso de suplementos de flúor, especialmente durante los primeros seis años de vida, incluso por la exposición temprana a la pasta dentífrica fluorada.
El flúor se encuentra en mucho alimentos pero sobre todo en el agua de bebida. En nuestro medio, el contenido de flúor del agua potable no es muy elevado, pero si bebemos las cantidades diarias recomendadas asociado al flúor de los alimentos y el cepillado diario, la dosis es suficiente para prevenir la caries, y no son necesarios aportes orales suplementarios.
En la mayoría de los niños, el cepillado con una pasta de dientes adecuada a su edad es suficiente. La duración del cepillado debe ser mayor de un minuto y se debe indicar a los niños que escupan el exceso de pasta dentífrica y que no se aclaren la boca con agua después del cepillado.
No existe una evidencia consistente que indique el tiempo de cepillado pero una recomendación muy común es que los dientes de los niños deben limpiarse, por lo menos dos veces al día siendo una de ellas – la más importante – por la noche.
El cepillado de la noche debe ser la última cosa que haga el niño antes de irse a la cama. Debe evitarse comer después del cepillado y, si por despiste se hubiera comido algo, debería procederse a un nuevo cepillado.  Pueden usarse tanto los cepillos manuales como los eléctricos, con cabezales suaves y pequeños.
El contenido en flúor de la pasta dentífrica debe variar con la edad, ya que antes de los 6 años es muy habitual que el niño se trague parte o todo el dentífrico, por ello los expertos recomiendan que el cepillado de dientes se haga,
  • Entre 6 meses y 2 años, dos veces al día con una pasta de dientes con 500ppm de flúor y la cantidad similar a un guisante.
  • Entre 2 y 6 años, dos veces al día con una pasta de dientes con entre 1.000 y 1.450 ppm de flúor y la cantidad similar a un guisante.
  • Por encima de 6 años, dos veces al día con una pasta de dientes con 1.450ppm de flúor y la cantidad de 1 – 2 cm.
Podéis consultar el contenido en flúor de distintas pastas dentales infantiles aquí