Buscar este blog

domingo, 3 de marzo de 2013

Traumatismo craneal o golpe en la cabeza


¿Su hijo se ha dado un golpe en la cabeza?
Los golpes muy pequeños que ni siquiera le hacen llorar no suelen producir lesiones. 
Lo peligroso de los golpes reside en que se produzca alguna lesión en el cerebro.
La observación del niño es fundamental. Es lo que va a ayudar a decidir si hace falta alguna prueba diagnóstica.

Si tiene un chichón puede poner hielo envuelto en un paño (nunca  directamente sobre la piel) para disminuir la hinchazón.

¿Cuándo acudir a un centro sanitario?
Debe acudir a un centro sanitario si:

El niño es menor de 1 año
Pierde el conocimiento
Cae desde más de 1 metro de altura descontando la talla del niño
Le sale sangre o un líquido claro por la nariz o el oído
Tiene un hematoma bajo ambos ojos o tras las orejas
Está somnoliento, confuso o no puede mover bien alguna extremidad
Las pupilas de ambos ojos no están iguales
Tiene un hematoma muy grande o una zona hundida de la cabeza
Tiene amnesia: no recuerda el golpe o lo que sucedió después

Si no es así, puede observar a su hijo en casa. 
Es normal si al principio le duele un poco la cabeza o tiene 1 ó 2 vómitos. 
Le puede dar analgésico (paracetamol o ibuprofeno) a la dosis habitual indicada por su pediatra. 
Si es su hora habitual de siesta puede dejarlo dormir.

¿Qué vigilar durante las siguientes 24 horas?

Dolor de cabeza o vómitos persistentes, irritabilidad (llanto continuo en los niños más pequeños).
Confusión o alteración del habla, de la vista o del equilibrio.
Convulsiones o movimientos extraños.
Por la noche debe despertar a su hijo cada 3-4 horas. Compruebe que le reconoce y que sabe dónde está.
Debe evitar esfuerzos físicos o juegos violentos durante las primeras 24 horas tras el golpe.

http://familiaysalud.es/nos-preocupa-que/traumatismo-craneoencefalico