Buscar este blog

martes, 12 de febrero de 2013

Como elegir una guardería segura

Mª Ángeles Miranda, auditora de riesgos infantiles y vicepresidenta de laAsociación Nacional de la Seguridad Infantil en España, ha elaborado una lista de 10 acciones preventivas que debe cumplir una escuela segura para acoger niños de primer ciclo de Educación Infantil (de 0 a 3 años). Ante todo, existe una norma de oro para que una guardería pueda catalogarse como una escuela segura. Sobre esta norma, el primer punto de la lista, se sustentan los nueve puntos restantes.

1.- ZONA DE SEGURIDAD
Se trata del espacio comprendido entre el suelo y los 1,20 m de altura de toda la instalación y los accesos (incluyendo la zona de tránsito y la de uso habitual). En este espacio no deben existir elementos peligrosos accesibles a los niños o que puedan causarles daño físico o psíquico.

2.- ACCESOS
La delimitación del centro y el control de accesos deben preservar la seguridad de los menores y protegerles de extraños y de elementos que puedan causarles un accidente (vallas escalables, etc.).

3.- INSTALACIONES GENERALES

Hay que tener en cuenta los siguientes aspectos, ya en la proyección y construcción del centro:
  • Suelos: tienen que ser ligeramente blandos. Según las necesidades que requieran las actividades, en cada espacio se aumentará el nivel de amortiguación de estos.
  • Paredes: los golpes son constantes cuando los niños desarrollan sus habilidades motrices. Para minimizar las consecuencias de estos golpes, las paredes deben servir de protección.
  • Puertas: en función del espacio al que derivan, deben ser inaccesibles para los niños (cocina, limpieza, etc.) o accesibles (zona de tránsito infantil). Hay que tener en cuenta que los niños pueden lesionarse alguna de sus extremidades con la puerta o, si estas tienen vidrios, pueden herirse o cortarse en caso de rotura.
  • Ventanas: deben ser inaccesibles a la manipulación infantil. No sólo no deben poder abrirlas, sino que hay que evitar que los equipamientos faciliten la escalada.
  • Escaleras y desniveles: todos los desniveles en la zona de tránsito infantil deben ser salvables para los niños. El resto de ellos debe ser inaccesible a los pequeños alumnos.
  • Enchufes: los que no estén situados por encima de la zona de seguridad, deben disponer de protecciones infantiles. En ningún caso pueden ser accesibles a los menores, así como los dispositivos electrónicos y sus cables, que deben estar situados por encima de esa zona.

4.- INSTALACIONES ESPECÍFICAS
Los espacios asistenciales y de actividades deben ser totalmente accesibles y estar conectados entre sí. Se deben tener en cuenta las siguientes características:
  • Visuales: atender una necesidad básica en particular no debe implicar la pérdida de contacto visual con el grupo en general.
  • Específicas: deben existir espacios diferenciados y adaptados para cada asistencia concreta y para cada actividad programada.
  • Polivalentes: los espacios deben estar preparados para acoger a niños de distinto nivel y con necesidades diferentes.
5.- EQUIPAMIENTOS
Los elementos que componen una escuela infantil, sea cual sea su utilidad (asistencial, lúdica y/o educativa), deben ser específicos para el desarrollo de su función, estar adaptados a las destrezas y habilidades de los niños, así como a sus medidas antropométricas, y cumplir con las normativas vigentes. Jamás se permitirá la entrada de objetos desde el exterior que puedan suponer un riesgo para uno o el resto de los menores (p. ej. un juguete sin el logo CE en su etiqueta). 

6.- EVALUACIÓN/AUDITORÍA DE RIESGOS INFANTILES
Una instalación adaptada y segura, la planificación del mantenimiento de esta, y la prevención eficaz y concreta sólo se pueden conseguir con evaluaciones de riesgo infantiles realizadas por profesionales y con la elaboración de informes con soluciones precisas en función de la prioridad del riesgo.

7.- GESTIÓN DEL MANTENIMIENTO
La mayoría de lesiones en un centro infantil tienen como causa un ineficaz o nulo plan de mantenimiento. Este plan debe tener en cuenta los puntos críticos que se establezcan tras una evaluación de los riesgos y también los factores más urgentes. 

8.- FORMACIÓN
El personal del centro infantil debe recibir formación en prevención de riesgos. Usualmente se le da más importancia a los primeros auxilios (que también deben formarse) que a la integración de la cultura preventiva de forma natural.

9.- EMERGENCIAS
Aunque es de obligado cumplimiento, son muchas las escuelas infantiles de gestión pública que carecen de Plan de Autoprotección. Este debe contar con la implicación de todo el personal del centro y se debe diseñar bajo los preceptos de posibles emergencias, siempre en función de las características de los niños. 

10.- VÍA PÚBLICA
El entorno de la escuela también debe adaptarse a las necesidades de los menores y de sus familias. Estos espacios públicos deben contar con señales que informen a los conductores que se encuentran en un lugar frecuentado por menores y actuar en consecuencia.



Referencia bibliográfica

Miranda, Mª Ángeles. Escuelas infantiles “seguras”. Asociación Nacional de Seguridad Infantil, 2012 [acceso: 18 de enero de 2013]. Disponible en:http://www.seguridadinfantil.org/2012/10/escuelas-infantiles-seguras.html