Buscar este blog

lunes, 19 de junio de 2017

Fotoprotección en niños. Guía práctica.

Cuando nos exponemos al sol estamos recibiendo en la piel el efecto de la radiación solar. A efectos prácticos nos interesan 2 tipos de radiaciones: 
  • UVB : Es el tipo de radiación más peligrosa. Penetra muy poco la piel, es la responsable de las quemaduras y tiene alta capacidad para producir cáncer de piel.
  • UVA: Penetra más profundamente en la piel, produciendo el bronceado y dañando el material genético de las células, aumentando el riesgo de cáncer de piel. 

Las radiaciones varían dependiendo de múltiples factores como 
  • La época del año (la radiación es mayor en verano).
  • La hora del día (es mayor entre las 11 y las 16 hs
  • La latitud (mayor en la línea del ecuador) 
  • La superficie sobre la que incide por su capacidad de reflejar los rayos (La nieve refleja un 85%, la arena un 17%, el agua un 5%, la hierba un 3%)

Las nubes reducen la cantidad de radiación que llegan a la tierra, pero no la bloquea por completo, así que no se debe descuidar la protección incluso en días nublados.

Quemarse es peligroso, ¡pero broncearse también! 

Cuando nos exponemos a los rayos del sol, la piel reacciona produciendo melanina para protegerse del daño que ocasiona la radiación al ADN, el precioso material genético. Las radiaciones actúan produciendo mutaciones en el ADN que son el origen del cáncer de piel. Afortunadamente el organismo tiene mecanismos de reparación de esas mutaciones pero también éstos acaban agotándose si las agresiones son múltiples y repetidas. Y cuanto antes empecemos a "agredir" la piel, antes se agotan los mecanismos de reparación, por eso los niños no deberían exponerse al sol durante los primeros 3 años de vida y deberíamos ser especialmente cuidadosos con la piel hasta los 18 años
Los niños que han tenido 3 quemaduras solares en su infancia tienen 10 veces más riesgo de padecer un melanoma en la vida adulta.
Si somos realistas, evitar por completo la exposición al sol es imposible, sobre todo en niños, pero deberíamos cumplir al menos con estos requisitos: 
  • Nada de sol al menos hasta los 6 meses de edad. 
  • Hasta los 2-3 años, las precauciones deberían ser máximas. 
  • En los más mayores, establecer unos hábitos de fotoprotección adecuados.

¿Qué hacemos con los más pequeños?

  • Evitar la exposición en las horas centrales del día. Según las guías que consultes algunas dicen de 11 a 16, otras de 12 a 17 hs. Dependerá de que unas consideren la hora solar y otras la hora oficial (que en España no coinciden), pero para no fallar, mejor evitar el sol de 11 a 17-18 hs, según el momento del año.

    Fuente:Blog: boticonsejos
  • Utilizar ropa adecuada: Un sombrero o gorra que haga sombra en toda la cara y el cuello. Una camiseta de algodón de manga larga equivale a un factor de protección 12, pero protege menos si está mojada, pantalones largos, gafas de sol homologadas. Hay prendas tratadas con métodos que aumentan su protección hasta FPS 40 o 50, ideales para los más pequeños o para los que tengan las pieles más delicadas. 
  • Buscar la sombra: en la playa, usar la sombrilla correctamente, de modo que su sombra nos cubra por completo.
    Una buena sombra de árbol puede equivaler a un FPS 10-30

Cómo elegir el protector solar

Elegir el mejor protector solar depende de varios factores:
  • El tipo de piel: se clasifican del 1 al 6 de más clara a más oscura. Los fototipos más claros siempre se queman y nunca se broncean y pueden quemarse incluso con 10 minutos de exposición solar. 
Todos los niños deben usar fotoprotector. 
Incluso los que son muy morenos, porque la piel igualmente recibe la radiación, aunque no se quemen.


  • El tipo de filtro:
    • Físico: hace un efecto pantalla que refleja la radiación solar impidiendo que llegue a la piel. Sería como hacerse sombra con la crema. Son los típicos protectores que te dejan la cara como un fantasma.
    • Químicos: Absorben la radiación y la transforman a una longitud de onda inofensiva para la piel.
    • Combinación de ambos: para asegurar factores de protección más altos.
  • El factor de protección: Si en condiciones normales, sin protección solar, nuestra piel se pone roja en 5 minutos, un factor de protección 10, por ejemplo, nos daría 10 x 5 minutos de protección, es decir, 50 minutos. Sin embargo este aumento del tiempo de exposición no es infinito, ya que a partir de 2 horas, el efecto del fotoprotector no se puede asegurar y se debe reaplicar. Así que aunque un factor 30 nos daría 300 min (5 hs) de protección, siempre se debe repetir la aplicación a las 2 hs, aunque estemos utilizando un factor 30 o 50.

Entonces ¿porqué es necesario un factor de protección tan alto, si igualmente hay que reaplicarlo cada 2 hs?
Porque además el factor de protección nos da una idea del porcentaje de radiación que bloquea el protector: un factor 30 bloquea un 92% de los rayos UVB y un factor 50 hasta un 97%. Pero la protección que ofrecen contra los rayos UVA es variable y no está cuantificada. Si en el etiquetado la palabra UVA está rodeada por un círculo, indica que el factor de protección UVA es al menos 1/3 de la protección que nos ofrece frente a los rayos UVB.


¿Cuándo se debe aplicar el protector solar?

El fotoprotector se debe aplicar antes de salir de casa, con la piel limpia y seca, una media hora antes de la exposición solar. Los filtros químicos (y la mayoría de los protectores contienen filtros químicos, o una combinación de físicos y químicos), necesitan al menos esos 30 minutos para empezar a hacer efecto.
Pasadas 2 horas se debe volver a aplicar. O antes si el niño se ha estado bañando. Los protectores water resistant soportan unos 40 minutos de inmersión mientras que los water proof hasta 80 minutos, pero al salir del agua de deben reaplicar siempre.

La cantidad de fotoprotector a aplicar es importante

Se recomiendam 2 gr/cm2 , pero obviamente no nos vamos a poner a calcular el peso de la crema ni la superficie corporal del niño a la hora de aplicarlo. En la práctica: si es un filtro físico: hasta que quede "bien blanquito" como un fantasma. Si no deja capa, una porción equivalente a una cucharadita por cada zona corporal: 9 porciones en total: 1 para la cara y cuello, 2 para pecho y abdomen, 2 para la espalda, 1 para cada brazo, 1 para cada pierna. 
Además de aplicar generosamente, no hay que olvidar las orejas, los labios, el dorso de los pies.

¿Me sirve el protector solar del año pasado?

Si el envase no está abierto, nos sirve hasta la fecha de caducidad que indique en el envase.
Si el envase está abierto, tenemos que buscar en el envase el período de uso después de abierto, un símbolo en forma de tarro abierto con un número que indica los meses que se puede usar el producto una vez abierto. La mayoría duran 12 meses. 

Pero cuidado: si compramos el protector solar al principio de nuestras vacaciones, en agosto del verano pasado por ejemplo, y lo estuvimos paseando durante 15 días entre la  playa y el maletero del coche, este año, aunque nos vayamos de vacaciones en junio (y no hayan pasado los 12 meses) lo más prudente sería cambiarlo, ya que las condiciones de conservación no han sido óptimas y el factor de protección real de la crema puede disminuir.
A modo de resumen, os dejo esta fantástica infografía de Farmaadicta
Fuente: Blog Farmaadicta


Fuentes: 

jueves, 1 de junio de 2017

Repelentes para niños ¿Cuál es la mejor opción?

Las picaduras de mosquitos pueden ser muy incómodas, pero, afortunadamente, no suelen revestir importancia. A pesar de que hay enfermedades graves transmitidas por mosquitos, por el momento no han llegado a nuestro medio.
Pero como pueden ser muy molestas, no está de más proteger a los pequeños de los mosquitos: principales responsables de la mayoría de las picaduras.

1º Opción: Poner barreras físicas.

En los menores de 2 meses, en los que no se recomienda usar repelentes, el uso de mosquiteras y otras medidas en fundamental. Las mosquiteras son la opción más efectiva, segura y sencilla. 
  • Instalar mosquiteras en puertas y ventanas.
  • Cubrir con mosquiteras la cuna y el cochecito de paseo. 
  • Usar ropa clara que cubra la mayor parte del cuerpo posible.

Repelentes.

Los repelentes en España tienen que estar autorizados por el Ministerio de Sanidad y el número de autorización debe figurar en la etiqueta. Podéis consultar las recomendaciones oficiales en éste enlace.
En orden de mayor a menor eficacia, disponemos de las siguientes opciones:

(Advertencia importante: a partir de este momento, la lectura se puede volver un poco ardua. 
Si prefieres evitar los detalles e ir a lo práctico, vete al final: Resumiendo ¿Cuál compro?)

DEET, Dietiltoluamida o N,N-Dietil-meta-toluamida.

Se comercializa en distintas concentraciones que afectan sobre todo a la duración del efecto. Cuánto más concentrado mayor duración del efecto. Una concentración de un 5% actúa durante una hora y media aproximadamente, mientras que una solución al 20 % puede llegar a durar 4 hs. Concentraciones por encima del 50% ya no siguen aumentando el tiempo de protección. También se precisan concentraciones mínimas del 20% para que sea efectivo contra el mosquito tigre, que aunque no es una especie muy frecuente en España , sí hay que tenerlo en cuenta si viajamos a países donde los mosquitos pueden transmitir enfermedades. El que esté más concentrado no lo hace más efectivo, pero sí mas tóxico, y teniendo en cuenta que se absorbe por la piel y por vía digestiva, en los niños, cuanto menos concentrado mejor. La toxicidad generalmente se limita a irritación de la piel y los ojos o síntomas digestivos por la ingesta y aunque pueden producirse casos graves de intoxicación  con encefalopatía, éstos son muy raros. En niños no se recomienda usar por debajo de los 2 años. En niños mayores usar concentraciones de no más del 20% y siempre mantener fuera de la vista y el alcance de los niños para evitar accidentes, ya que la mayoría de las intoxicaciones graves se producen por ingesta accidental.

Icaridin (carboxilado de hidroxietil isobutil piperidina).

Es un derivado de la pimienta. Se usa en concentraciones entre el 10 y el 20 % y a altas concentraciones puede llegar a durar 6 hs. La toxicidad es muy baja.

IR 3535  o 3-(N-butil-N-acetil), aminopropionato de etilo.

En concentraciones superiores al 20%  puede proteger hasta 90 minutos contra el mosquito tigre y entre 3 horas y 6 horas contra el mosquito común.
La toxicidad de este repelente es mínima y se limita a reacciones cutáneas leves e irritación ocular.

Citronela

Es un aceite esencial de origen vegetal, poco tóxico y su aplicación tópica no suele provocar reacciones adversas. El efecto dura poco tiempo y es necesario repetir la aplicación cada hora.

Citriodiol o PMD (p-metano-3,8 diol)

Al 20%  es equivalente en eficacia y duración de la acción a los preparados de DEET al 20% y concentraciones del 30% ofrecen protección durante 4-6h.
No presenta efectos adversos importantes, pero puede producir irritación ocular.

Insecticidas

Las piretrinas son insecticidas de contacto, es decir que además de un potente efecto repelente, producen la muerte del insecto si entran en contacto directo. Puede resultar irritante para la piel y los ojos y se absorbe por vía respiratoria y digestiva. Se utilizan en forma de spray, que no se deben aplicar en presencia de los niños o a través de difusores eléctricos de líquido o pastillas que permiten la difusión de cantidades mínimas de la sustancia activa. Se han descrito efectos neurológicos graves en niños expuestos a grandes concentraciones. Pero grandes concentraciones. Por ejemplo, un bebé de 5 meses que tuvo una convulsión, pasaba horas en una habitación donde tenían un spray automático que esparcía el insecticida cada 10 minutos. Un difusor eléctrico apenas emite una insignificante cantidad que difícilmente puede llegar a producir molestias. En cualquier caso, utilizar siempre respetando las instrucciones de uso y manteniéndolo fuera del alcance de los niños, para evitar intoxicaciones por ingesta (aunque el sabor amargo que tienen es bastante disuasorio).

Pulseras

Aunque hay diferentes modelos y sistemas, la mayoría no funcionan. Las que en teoría podrían ser más efectivas, las que llevan DEET o citronela, puede llegar a proteger durante unos 15 segundos a no más de 4 cm de distancia. Poco útil ¿no crees?

Dispositivos eléctricos de ultrasonidos.

No han demostrado su eficacia en estudios serios.


Resumiendo ¿Cuál compro?

  • Si preferimos eficacia y comodidad: uno que tenga DEET al  menos al 20%, que aunque se puede aplicar solo 1 vez al día, su efecto es bastante prolongado y es muy seguro (después de 40 años de experiencia solo se han documentado 50 reacciones graves, todas por mal uso)
  • Si preferimos algo mas "natural": alguno con citronela, aunque haya que repetir la aplicación cada hora.
  • Si no tienes tiempo de ponerte a leer la letra pequeña de la etiqueta (o cuando llegas a la farmacia ya se te ha olvidado cuál ibas a pedir) fíjate en el adjetivo que acompaña a repelente:
    • Tropical, Plus, Forte, Xtrem suelen llevar DEET a concentraciones altas. Para adultos o para viajes a áreas de riesgo de enfermedades transmitidas por mosquitos.
    • Natural (o Nature), Herbal, suelen llevar citronela o citrodiol y son aptos para niños.
    • Pediátrico, Niños, Infantil, Familiar (o Family) suelen llevar IR3535 que también son adecuados para niños.

Para saber más:


Si vas a viajar a países con riesgo de Zika, Dengue, Chikungunya o Malaria, consulta la información actualizada en las páginas del Ministerio de Sanidad o de la OMS. 

martes, 9 de mayo de 2017

Pruebas de alergia en niños: cuándo, cómo y a quién.

Si tu hijo estornuda sin parar y está todo el día rascándose la nariz, si se llena de ronchas cuando come algún alimento o tiene dificultad respiratoria o “pitos” en el pecho aún sin estar resfriado, podría tener una alergia. En esos casos puede ser necesario hacer algunas pruebas para confirmar el diagnóstico.
Diagnosticar correctamente la alergia es muy importante. Por un lado nos permite conocer exactamente la causa de los síntomas, evitar las sustancias a las que reacciona y en ocasiones, poner tratamiento específico con vacunas. 
Además también nos ayuda a saber cómo va a evolucionar la enfermedad. ¿Será alergico toda la vida? ¿Cuándo se le va a quitar?
Pero el término “pruebas de alergia” engloba diferentes tipos de técnicas. Hacer una u otra dependerá del tipo de alergia y de la edad. Las más usadas en niños son :

Pruebas cutáneas o prick test

Es una prueba fácil y rápida. El resultado se lee en 10 minutos y aunque puede ser algo molesta (porque pica, y más cuanto más alérgico) no es dolorosa. Consiste en poner sobre la piel del antebrazo unas gotitas de las sustancias sospechosas, un control negativo (generalmente suero, que no da reacción a nadie) y un control positivo (histamina, que da reacción a todo el mundo) .

A continuación se aprieta con una lanceta para que parte del líquido entre en la capa mas superficial de la piel. No es pinchar realmente. Es como pincharse con la punta de un lápiz afilado. No duele nada si se hace con cuidado. La gota de histamina siempre pica y se forma una roncha como la picadura de un mosquito. Si hay sensibilización se formará una roncha en la gota responsable y puede ser más grandes aún que la roncha de control de la histamina. Esas sustancias son las que producen la sensibilización, y pueden ser la causa de la alergia si se corresponde con los síntomas.

No es lo mismo sensibilización que alergia.Por ejemplo, si tengo un gato, puedo estar sensibilizado al gato y tener un prick positivo, pero puedo jugar con él, abrazarlo, incluso dormir con el gato sin tener ningún síntomas. 
Para que las pruebas cutáneas indiquen una alergia la sensibilización se debe corresponder con los síntomas. 
Tengo un prick positivo al gato y en cuanto me acerco a uno, o voy a casa de alguien que tiene gato empiezo a estornudar inmediatamente.


Pruebas en sangre.

En sangre se puede determinar la IgE específica para cada sustancia sospechosa. 
La IgE, inmunoglobulina E, es el tipo de anticuerpo que está implicado en las reacciones alérgicas. Tiene la ventaja de que nos da un valor numérico que nos sirve para ver la evolución, si suben o bajan las cifras, pero tiene el inconveniente de que es necesaria una extracción sanguínea y los resultados no son tan rápido.

Pruebas de provocación o de exposición.

Consisten en ir dando la sustancia que creemos responsable de la alergia en cantidades muy pequeñas, aumentando la cantidad poco a poco, para ver si se produce la reacción alérgica. 
Siempre se debe hacer en un hospital o centro preparado por si se produce una reacción grave. 
Se hace menos que las anteriores porque llevan mucho tiempo, pero son necesarias cuando:
  • Las pruebas anteriores no son determinantes.
  • No hay reactivos para hacer el prick.
  • No se puede determinar la IgE específica en sangre.
  • Las otras pruebas son negativas y queremos confirmar que la alergia ha desaparecido


¿Cuándo se hacen?


Es una creencia extendida que se debe esperar cierto tiempo para hacer las pruebas o que hay una
edad mínima para hacerlas. Ésto no es del todo cierto y puede hacer que se retrase innecesariamente un diagnóstico.
Una alergia a la leche puede aparecer tras darle el segundo biberón de su vida a un bebé recién nacido. 
El prick test se puede hacer en el mismo momento. 
Es más, se debe hacer en el mismo momento porque será necesario modificar inmediatamente su alimentación si hace falta.

Con las alergias a medicamentos pasa algo parecido. No tiene sentido esperar tras la reacción. Cuanto más tiempo pasa, mas probable es que el resultado sea negativo, aunque sea realmente alérgico.
En caso de sospecha de alergia a medicamentos, las pruebas se deben realizar lo antes posible.

Otros tipos de alergia tardan más en desarrollarse. El caso típico son las alergias respiratorias: ácaros, pólenes, animales. Hace falta estar en contacto con las sustancias responsables durante un cierto tiempo para desarrollar la alergia. 
Un niño de 2 años ha vivido como máximo 2 primaveras. 
Es prácticamente imposible que sea alérgico a un polen de primavera.
Por ejemplo, si tienes un bebé de 9 meses que lleva 2 semanas estornudando en pleno mes de abril y lo llevas al pediatra pensando que tienen una alergia al polen, es probable que el pediatra ni siquiera se plantee hacerle ninguna prueba, porque no ha tenido tiempo aún para sensibilizarse.

Mas información:

martes, 2 de mayo de 2017

Las leches de crecimiento NO son necesarias.

La lactancia materna es lo ideal para la alimentación del bebé. Durante los primeros 6 meses de vida debería ser su único alimento. Luego, mientras se van incorporando otros alimentos, debería seguir siendo una parte fundamental de la dieta hasta los 2 años o hasta que la madre o el niño quieran. Es la opción natural para la alimentación del bebé. Aporta todos los nutrientes necesarios para el crecimiento y desarrollo, además de proteger contra infecciones y otras enfermedades. Y sus propiedades no tienen fecha de caducidad. ¿A ti también te han dicho que la leche materna a partir del año no alimenta? Pues es mentira. Sí que alimenta. Incluso más que antes porque es aún más rica en grasas y calorías.

Si la madre no puede o no quiere continuar con la lactancia hasta que el bebé tenga al menos un año, se debe ofrecer  una leche especialmente modificada. 

Un bebé de menos de 1 año no puede tomar leche de vaca normal. O leche de otros mamíferos, o bebidas vegetales. Podría ser peligroso para su salud, además de comprometer su desarrollo y crecimiento.
La leche artificial que se ofrezca al bebé antes del año de vida debe cumplir con unas características nutricionales y de seguridad alimentaria que están perfectamente reguladas y que ya comentamos en una entrada reciente.

Pero las leches de crecimiento, enriquecidas o tipo 3, especialmente diseñadas para niños a partir de un año de vida, no son realmente necesarias

Así lo dictaminó la EFSA (Agencia Europea de Seguridad Alimentaria) y lo confirman los mayores expertos en alimentación infantil. Para este grupo de leches ya no existe una regulación específica en cuanto a su composición, y la denominación de la leche no implica nada en especial. Una leche enriquecida puede llevar añadida vitaminas o minerales y tendría el mismo aporte calórico que la leche de vaca normal. Pero también puede estar suplementada con cereales o cacao, aumentando considerable (e innecesariamente) el aporte calórico. El término leche de crecimiento tampoco significa nada. ¿0 es que un niño alimentado con leche de vaca normal va a dejar de crecer?


A partir del año de vida pueden tomar leche de vaca entera

No precisan una leche enriquecida. La leche de vaca ya contiene todas las vitaminas y minerales que buscamos cuando tomamos leche, fundamentalmente calcio y vitamina D. Si queremos aportar vitamina C, por ejemplo, es más lógico ofrecer fruta, que es una fuente natural de vitamina C antes que suplementar la leche. Lo mismo sucede con otros nutrientes, como el hierro, que se encuentra naturalmente en carnes o legumbres, o los omega 3 que encontramos en el pescado.

Si un niño necesita un aporte específico de algún nutriente en concreto, en primer lugar se debe adecuar la dieta para que reciba todo lo necesario a través de la alimentación. Y si por algún motivo especial de salud esas necesidades no se pueden alcanzar con una alimentación adecuada se debe recurrir a los suplementos que el pediatra indique. 

Este tipo de leches no pueden suplir a largo plazo las carencias provocadas por una alimentación inadecuada.

Por otro lado es prácticamente imposible que un niño sano tenga un déficit de vitaminas. Por muy mal que coma. Pero si se diera el caso, suplirlas con uno de estos preparados no haría más que perpetuar el trastorno, ya que no estaríamos solucionando el problema de base, que es asegurar una buena alimentación y educar el gusto y unos hábitos saludables.
Además estos productos no son realmente leche, sino preparados lácteos. Una mezcla de proteínas, grasas y glúcidos que no tienen porqué proceder de la leche. De hecho la mayoría incluyen grasas de baja calidad, como el aceite de palma o azúcares simples como sacarosa o glucosa, en lugar de lactosa, que es el azúcar natural de la leche.


Leer las etiquetas de lo que comemos debería ser obligatorio siempre, incluso cuando se trata de la alimentación infantil. 

El que un producto esté especialmente diseñado para los niños no lo convierte en adecuado

Somos los únicos responsables de lo que les damos de comer.  

Más información en
Artículo del Dr. José Manuel López Nicolás en su blog “Scientia”
Artículo del pediatra Carlos Casabona. Autor de "Tú eliges lo que comes"

miércoles, 19 de abril de 2017

Cómo es realmente una leche infantil


La leche infantil por naturaleza es la leche materna, pero cuando la lactancia materna no es posible o se opta por una leche artificial, se debe usar una leche especialmente diseñada para el bebé.
Como mamíferos que somos, nuestras crías deben ser alimentadas por  la leche de su madre durante un período mínimo de tiempo, hasta que sea capaz de comer otros alimentos. En nuestra especie, ese tiempo mínimo se ha establecido en los 6 meses (podrían ser 4, pero ya os he comentado en otra ocasión porqué es preferible esperar a los 6 meses).

Si necesitamos alimentar al bebé con otra leche que no sea la de su madre, tendremos que recurrir a una opción que sea lo más parecida posible, fácil de conseguir y relativamente barata.
En nuestra sociedad se utiliza fundamentalmente la leche de vaca.

Pero la leche de vaca sin modificar no se puede usar antes del año de vida porque contiene mayor proporción de proteína. En la metabolización de las proteínas se producen sustancias tóxicas que se eliminan por la orina. Si aumentamos su ingesta, podríamos estar sobrecargando los inmaduros riñones del bebé. Además la leche de vaca induce pequeños sangrados en el tubo digestivo que a la larga pueden producir anemia.
Para que la leche de vaca pueda ser tolerada por el bebé, hay que hacer algunas modificaciones, sobre todo disminuyendo las proteínas y suplementando otros componentes, que son más abundantes en la leche materna. 

Desempolvando un no tan viejo tratado de pediatría (de 1994) todavía se puede leer una explicación de cómo adaptar la leche de vaca para hacerla "aceptable" para el bebé.
Os lo cuento como curiosidad, pero por favor: ¡ni se os ocurra!

Para evitar todos estos inconvenientes, existen las leches infantiles o fórmulas. Todas deben cumplir con unos estándares que están perfectamente establecidos y regulados por ley. En Europa, siguiendo las recomendaciones de la ESPGHAN, las leches infantiles se dividen en 2 tipos: las leches de inicio, para menores de 6 meses y las de continuación.

Elaboración propia. Datos: Tratado de Pediatría M Cruz 7º edición. 

Proteínas

La principal diferencia está en la cantidad de proteínas: la leche materna tiene como 1/3 de la cantidad que contiene la leche de vaca. ¿Entonces porqué las leches infantiles tienen un poco más que la leche materna? Porque la leche de vaca tiene menos cantidad de ciertos aminoácidos que son muy importantes y  para que éstos sean suficientes hay que aumentar  la cantidad total de proteínas.
Además de cantidad, hay una diferencia fundamental en la composición. Hay 2 tipos de proteínas. La caseína (que es la que forma la parte sólida cuando se cuaja la leche para hacer queso, por ejemplo) y las proteínas del suero. La caseína es mucho más difícil de digerir. Las leches de inicio deben tener el mismo porcentaje de caseína que la leche materna. 

Elaboración propia. Datos: Tratado de Pediatría M Cruz 7º edición. 

Grasas

La grasa es la principal fuente de energía de la leche, y la cantidad total es prácticamente igual en la leche materna y la  de vaca. Las diferencias fundamentales están en su calidad.

La primera diferencia es en el tamaño de las partículas. Las partículas de grasa de la leche materna son más pequeñas y más fáciles de digerir.

Pero la principal diferencia en la calidad de las grasas está en la distribución de las distintos tipos de grasas: saturadas; monoinsaturadas y poliinsaturadas.

La grasa saturada más importante de la leche materna es el palmítico. Si estás al tanto del revuelo mediático que se generó recientemente con el palmítico, ya habrás oído que el palmítico de la leche materna es diferente del que se extrae del aceite de palma. El palmítico β (el de la leche materna) favorece la absorción del calcio, mientras que el palmítico α (que se extrae del aceite de palma), tiende a formar jabones insolubles con el calcio que precipitan y producen el típico estreñimiento de los bebés que toman leche artificial.
Las leches infantiles tienen que mantener estrictamente las proporciones entre los distintos tipos de grasas. Como son muy diferentes en la leche materna y la de vaca, para adaptarla hay que quitar unas y poner otras. Al quitar grasas saturadas, como el porcentaje de palmítico de la leche de vaca es menor, su cantidad total se reduce mucho más, por lo que hay que añadir palmítico. Lo normal es que se añada palmítico α, procedente del aceite de palma.
Las grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas como el oleico y el linoleico pueden provenir de aceites vegetales (como el de oliva) o de grasas animales.


Elaboración propia. Datos: Tratado de Pediatría M Cruz 7º edición. 

Hidratos de carbono

El hidrato de carbono mayoritario de la leche materna es la lactosa, que además de proporcionar el 40-50% de la energía de la leche, es necesaria para el desarrollo del cerebro
Las fórmulas infantiles deben contener mayoritariamente lactosa como hidrato de carbono pero legalmente pueden llevar hasta un 20% de sacarosa (azúcar común).

Otros componentes

Podríamos seguir hablando de todos los otros componentes de la leche que también hay que "ajustar" para que se asemejen a la leche materna: colesterol, hierro, calcio, vitaminas. Pero tendríamos para un buen rato.
Pero es que además, para distinguirse, los fabricantes de leches incorporan a sus productos distintos componentes propios de la leche materna que le confieren propiedades concretas.
  • Leches con ácidos grasos omega 3 que mejoran el desarrollo visual.
  • Leches que incorporan prebióticos, que sirven de alimento a las bacterias beneficiosas del intestino. 
  • O directamente leches con probióticos, que contienen las bacterias propias de los niños amamantados, para prevenir cólicos y diarreas.

Sin embargo, aunque estos cambios las hagan en teoría superiores a otras leches artificiales
nunca podrán igualar a la leche materna que además de todos estos componentes, contiene múltiples sustancias con actividad biológica, algunas cuya función aún se desconocen, 
y que además van cambiando constantemente durante todo el tiempo que dure la lactancia.

Fuentes:

Tratado de Pediatría. M Cruz . 7º Edición

Si quieres sabes más sobre el aceite de palma, os recomiendo las siguientes lecturas.


Y hablando más específicamente de aceite de palma y leches infantiles.


martes, 4 de abril de 2017

Alimentación del niño pequeño

Nunca me gustaron mucho las famosas hojitas que tienen los pediatras para explicar a los padres como tienen que empezar la alimentación complementaria. 
Siempre me han parecido demasiado rígidas, como si se tratara de la receta de un medicamento con sus instrucciones de uso. 

Por eso, cuando llega el momento y me preguntan sobre el tema les doy 4 consejos básicos (¿fruta? de una en una para empezar, por si alguna no le sienta bien, ¿verdura? cualquiera sin hojas verdes, nada de sal ni azúcar, ¿cereales? poquitos, mejor pan)
Pero muchas veces quedan  dudas que en realidad tienen fácil respuesta, porque solo se trata de ofrecer una dieta saludable, y como conté en otra ocasión en este blog, todo el mundo sabe lo que es una dieta sana ¿o no? 
Siguiendo las recomendaciones de la OMS sobre dieta saludable, las nuevas recomendaciones para la alimentación complementaria de la ESPHGAN (Sociedad Europea de Gastroenterología Hepatología y Nutrición Pediatricas) y la magnífica guía de Recomendaciones para la alimentación en la primera infancia publicada por la Generalitat de Cataluña, aquí tenéis mi resumen. 

Alimentación del niño pequeño

Alimento
0-6 meses
6-12 meses
12-24m
Leche materna
Exclusiva
Con otros alimentos.
Leche adaptada
(si no toma LM)
1( inicio)
2 (continuación)
Leche entera
Cereales
(pan, arroz, pasta)
No
Mejor integrales (de harina integral, no de harina + salvado)
Cereales infantiles con >25% azúcar, limitar a 1 cacito(5gr)/ kg de peso/día.
Legumbres y hortalizas
No
Evitar acelga y espinaca.
Cualquiera.
Frutas
No
Cualquiera. Probar de 1 en 1
Huevos (hasta 1/día), carne (20-30 gr)
o  pescado (30-40 gr)
No
1 ración  al día (de 1 de los 3) es suficiente.
Evitar carnes procesadas (jamón york, salchichas)
Evitar pescado grande (atún, pez espada, cazón)
Aceite de Oliva
No
En crudo.

Frutos secos molidos
No
Si
Yogur natural sin azúcar- queso fresco bajo en sal.
No
Pequeñas cantidades desde los 9-10m.
Más cantidad si quiere.
Sólidos con riesgo de atragantamiento
(hasta los 3-4 años)
Frutos secos enteros,
Alimentos redondos enteros (uvas, aceitunas) ,
Alimentos duros en crudo (zanahoria, manzana)
Sal, azúcar, miel.
No
Lo menos posible.
Alimentos superfluos
Refrescos, batidos, mermelada,
Chocolate, cacao azucarado,
Yogures con frutas, de sabores o azucarados, otros postres lácteos,
Bollería, galletas, cereales para el desayuno, Embutidos, charcutería, snacks salados.
Lo menos posible.




  • Hasta los 6 meses el bebé precisa solo leche. No precisa agua ni infusiones ni otros alimentos. Lo ideal es que reciba lactancia materna exclusiva. Si ésta no es posible o se ha optado por lactancia artificial, es necesario usar una  leche adaptada
    • Si toma biberones también es solo leche. La leche artificial bien preparada (con la cantidad justa de agua y polvo tiene toda el agua necesaria, incluso si hace mucho calor)
    • Si crees que se queda con hambre, dale más leche. El bebé para crecer necesita leche. La grasa y las proteínas de la leche. No tiene sentido adelantar otros alimentos. Si quieres perder peso ¿Que haces? tomar mas fruta y verdura ¿no? 
    • Los cereales son hidratos de carbono. Fuente de energía. ¿Para qué quiere un bebé más energía si ni siquiera gatea aún?
    • Los cereales por la noche no le ayudan a dormir. Si no te puedes dormir ¿Te levantas a tomarte un enorme plato de macarrones?
  • Durante el primer año de vida, la leche sigue siendo el alimento más importante mientras se van incorporando otros alimentos. Éstos son  necesarios a partir de los 6 meses y nunca antes de los 4. (Lo expliqué en la plataforma Pediaskin en éste artículo ) Los nuevos alimentos se ofrecerán  de manera lenta y progresiva, esperando unos días (entre 3 y 5) para ver como se toleran. Es importante empezar por cantidades pequeñas, respetando las señales de saciedad del niño, sin insistir ni forzar. Los niños necesitan más tiempo para adaptarse a los cambios y a veces precisan múltiples intentos para aceptar un alimento nuevo.
    • Yo recomiendo ofrecer primero el pecho y luego la comida. Si hacemos al revés, y le gusta mucho lo que le ofrecemos, corremos el riesgo que tome menos leche. En ese caso deberíamos asegurarnos que hace 4 o 5 tomas durante el resto del día o la noche. Si toma biberones debería tomar al menos 2 de 210-250 ml. 
    • Es muy interesante la opción de darle los primeros alimentos enteros, en trozos grandes que pueda sujetar con la mano, siempre que sean blanditos como para moler con la encía o aplastar con la lengua. Es lo que se conoce como Baby Led Weaning. Si os gusta la idea, el pediatra Gabriel Ruiz nos hace una magnífica introducción en su blog. 

    • Si prefieres empezar con papillas recuerda que no es conveniente retrasar la incorporación de trocitos más allá de los 8 meses. 
    • Se puede ofrecer cualquier tipo de fruta, de una en una para empezar (por si alguna no le sienta bien) luego se pueden mezclar frutas ya conocidas. No hace falta retrasar fresas, melocotón o kiwi con la excusa de que pueden producir alergias. Actualmente sabemos que no es necesario.
    • Los vegetales se cocinan al vapor o hervidos con poca agua, evitando los de hoja verde y sin sal. Se le puede añadir un poquito de aceite de oliva después de la cocción, en crudo. 
    • Es importante incorporar una pequeña porción de pollo, pavo o pescado (evitando los pescados grandes, que acumulan mercurio) en una comida al día. Carnes rojas como ternera o cerdo con menos frecuencia (1 vez a la semana, por ejemplo).El huevo es una buena opción para aportar proteínas, incluso 1 al día, en lugar de la carne.(Salchichas, jamón de york, nuggets de pollo, son carnes procesadas y no se recomiendan)
    • Los alimentos se pueden conservar refrigerados hasta 24 hs. Cantidades superiores, mejor congelar.

jueves, 16 de marzo de 2017

Feliz día del padre, a ti, futuro papá.

Pronto vas a ser papá.  
La mamá ha decidido que la acompañarás en el parto. Ni siquiera te lo ha preguntado, pero ya te ha apuntado a las clases de educación maternal, así que no tienes escapatoria. Pero te preguntas: ¿Sabré hacerlo? ¿Sabré estar? ¿Y si me desmayo?


Sabrás hacerlo. Te lo puedo asegurar. Llevo vistos muchos, muchos partos. Desde la retaguardia, como me gusta decir. Estoy ahí como si no estuviera. Porque si todo va bien, el pediatra en el parto está de mero observador, como de visita. Para dar la enhorabuena a la nueva familia y poco más. Y desde esa posición privilegiada podemos observar a todos y cada uno de los padres que acompañan a las mamás. La futura mamá puede elegir a quién quiera para que la acompañe durante el parto. Puede elegir a su madre, a una hermana o a una amiga. Pero en general la mamá prefiere que en ese momento especial de su vida, con ella esté el futuro padre. ¿Por qué será?

Porque te tiene confianza. Porque sabe que sabrás hacerlo. Sabrás apretarle la mano cuando el miedo la haga temblar. Sabrás servirle de apoyo cuando quiera cambiar de postura en esa incómoda camilla, cuando apenas se pueda mover con el barrigón y las correas del monitor. Sabrás abanicarla más fuerte cuando las contracciones la hagan sudar del esfuerzo. Sabrás susurrarle al oído (o gritarle a los 4 vientos, eso va en gustos) que  siga empujando, que ella puede. Sabrás mentirle, como hacemos todos, y también le dirás que es el último empujoncito, que ya sale.

Pero también porque quiere que disfrutes con ella del mágico momento de verle la carita por primera vez a tu bebé. Aunque ante la primera visión de esa cabecita, toda arrugada y sucia, te dé la impresión de que te vas a caer redondo. No te vas a caer. Te lo aseguro. Respira tranquilo. Pero respira, que la que tiene que aguantar la respiración para empujar más fuerte es ella. Tu solo respira y disfruta. Cuando salga la cabecita podrás agarrarlo para ponérselo en el pecho  a la madre. Pero agárralo fuerte, que está mojado y resbala. Y no se rompe, no te preocupes, no le haces daño.  Ya está aquí.. Huélelo, bésalo, ya es tuyo. Te lo has ganado.

¡Feliz día del padre!